Umbral de 500 accionistas

Qué era el umbral de 500 accionistas?

El umbral de 500 accionistas para los inversores es una norma obsoleta exigida por la Comisión del Mercado de Valores (SEC) que activaba la obligación de informar públicamente de una empresa cuando alcanzaba ese número o más de accionistas distintos. La sección 12(g) de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 exige a los emisores de valores que se registren en la SEC y comiencen a difundir públicamente la información financiera en un plazo de 120 días a partir del final de un ejercicio fiscal.

La nueva normativa exige ahora un umbral de 2.000 accionistas.

Puntos clave

  • El umbral de 500 accionistas era una norma impuesta por la SEC que obligaba a las empresas a hacer públicos sus estados financieros y otra información si alcanzaban 500 o más accionistas distintos.
  • La norma, vigente entre 1964 y 2012, pretendía desalentar el fraude, la opacidad y la desinformación que se alegaba en el mercado extrabursátil.
  • Hoy en día, el umbral de accionistas es ahora de 2.000, en gran parte como respuesta al rápido crecimiento de la inversión en empresas tecnológicas de nueva creación que hizo que el límite de 500 se alcanzara demasiado rápido.

Entender el umbral de 500 accionistas

El umbral de 500 accionistas se introdujo originalmente en 1964 para hacer frente a las denuncias de actividades fraudulentas que aparecían en el mercado extrabursátil (OTC). Dado que las empresas con menos del umbral de inversores no estaban obligadas a revelar su información financiera, los compradores externos no podían tomar decisiones totalmente informadas sobre sus inversiones debido a la falta de transparencia y a las acusaciones de fraude bursátil.

El umbral de 500 accionistas obligaba a las empresas que tenían más de 499 inversores a proporcionar información adecuada para la protección de los inversores y para la supervisión de los reguladores. Aunque la empresa podría seguir siendo privada, tendría que presentar documentos públicos de forma similar a los de las empresas que cotizan en bolsa. Si el número de inversores se reduce a menos de 500, ya no se exigirá la divulgación de información.

Las empresas privadas suelen evitar los informes públicos en la medida de lo posible, manteniendo el número de accionistas individuales bajo, lo cual es útil porque la presentación de informes obligatorios puede consumir mucho tiempo y dinero y también pone los datos financieros confidenciales en manos de los competidores.

El umbral de 2.000 accionistas

Con el auge de las empresas de nueva creación en el sector tecnológico en las décadas de 1990 y 2000, la regla del umbral de 500 accionistas se convirtió en un problema para empresas de rápido crecimiento como Google y Amazon que deseaban seguir siendo privadas aunque atrajeran a más inversores privados. Aunque se supone que hay otros factores en juego en la decisión de estos conocidos gigantes de salir a bolsa, la regla de los 500 fue una consideración clave, según los observadores del mercado.

El umbral se elevó a 2.000 accionistas en 2012 con la aprobación de la Ley Jumpstart Our Business Startups (JOBS). Ahora, una empresa privada puede tener hasta 1.999 accionistas registrados sin el requisito de registro de la Exchange Act. El actual umbral de 2.000 accionistas da a la nueva generación de empresas de gran crecimiento un poco más de privacidad y espacio para respirar antes de que decidan presentar una oferta pública inicial (OPI).

Dodaj komentarz