¿Qué significaría la divulgación total para el mercado??

Los llamamientos a la divulgación total aumentan con cada escándalo contable. La procesión de corrupción en forma de dominó que incluyó a Worldcom, Enron y Tyco a principios de la década de 2000 puso por primera vez en primer plano la contabilidad manipuladora y provocó llamamientos a la legislación y a las reformas contables con el fin de obligar a las empresas a revelar de forma franca y completa sus estados financieros. Desde entonces, los escándalos contables de alto nivel de AIG, Lehman Brothers y el enorme esquema Ponzi de Bernie Madoff han dado lugar a largas investigaciones.

La cuestión es si la divulgación total es la respuesta a los problemas existentes y qué impacto tendría en el mercado.

Puntos clave

  • La divulgación es el proceso de dar a conocer hechos o información al público, lo que puede ayudar a identificar y prevenir el fraude.
  • La divulgación adecuada por parte de las empresas financieras tiene por objeto dar a conocer a sus clientes, inversores y analistas la información pertinente y crear equidad en los mercados.
  • Incluso con una divulgación parcial, es fácil ahogarse en información.
  • Para sacar el máximo provecho de la divulgación total, los inversores deben instruirse en la teoría de la inversión para saber qué información deben exigir para ajustarse a una determinada técnica.

Limitaciones de la divulgación completa

El término „divulgación completa” tiene sus limitaciones naturales.La principal limitación es que la divulgación completa sería definida y aplicada por la legislación. Por muy cuidadosa que sea la redacción de un documento, las empresas tendrán margen para hacer lo mínimo. Ya hay empresas que están dispuestas a revelar mucho más de lo que exige la ley. Por lo general, se trata de empresas con una dirección fuerte que tiene una posición mayoritaria y que, por tanto, no arriesga nada al decir la verdad.

Por ejemplo, la carta de Warren Buffett a los accionistas en 2008, en la que admite haber perdido millones al actuar con lentitud en el cierre de la rama comercial de la reaseguradora Gen Re, una de las filiales de Berkshire Hathaway. Aunque Buffett fue honesto y reveló este hecho, tampoco corría el riesgo de ser despedido o de perder el control de la gestión de Berkshire.

Por otro lado, los directivos que no tienen una participación significativa en la empresa -es decir, los que trabajan por un sueldo- seguirán estando motivados para encontrar formas de silenciar cualquier mal resultado en la medida en que la ley lo permita.

Aunque sería refrescante que una empresa dijera a qué retos se enfrenta y qué preocupaciones tiene -en lugar de limitarse a presentar a los inversores un brillante cuento de hadas salpicado de entusiasmo-, este tipo de divulgación seguirá siendo una opción personal de la dirección. No se puede legislar la honestidad.

Notas a pie de página engañosas

Lo mejor que se puede esperar de la divulgación completa es acabar con el uso de notas a pie de página engañosas para ocultar información importante y garantizar una evaluación más profunda de los costes, los riesgos de inversión, etc. Es poco probable que se pueda obligar a una empresa a revelar sus preocupaciones no cuantificables, como los problemas laborales que se avecinan o la falta de nuevas áreas de crecimiento. Aun así, cualquier información adicional ayuda.

Una explicación clara de la forma en que las empresas calculan el riesgo de una inversión contribuyó en gran medida a evitar los activos hipotecarios tóxicos en los que las empresas se amontonaban basándose en evaluaciones excesivamente solemnes. En resumen, la divulgación total significaría simplemente más números con los que trabajar.

Mayor presión sobre los analistas

Uno de los efectos más notables de la divulgación completa sería una mayor presión sobre los analistas. Con más información hecha pública a medida que se produce, gran parte del atractivo de las cifras susurradas se desvanecería. La divulgación simultánea de información al público en virtud del Reglamento de Divulgación Justa (Reg FD) ya ha dificultado el trabajo de los analistas. Según esta norma de la SEC, las empresas deben poner la información material a disposición de los pequeños inversores individuales al mismo tiempo que la ponen a disposición de los grandes clientes institucionales, como las casas de bolsa, los analistas de Wall Street y los grandes accionistas.

Irónicamente, algunos creen que la Reg FD puede limitar la divulgación en el sentido de que las empresas pueden hablar menos libremente con los analistas por miedo a violar la norma. En lugar de eliminar a los analistas como intermediarios de la información y nivelar el campo de juego, la Reg FD puede en realidad ahogar una importante fuente de información. En un mercado con menos información sustancial, las sorpresas en los beneficios y la volatilidad trimestral podrían aumentar.

El efecto del Reglamento FD se reforzó con la aprobación de la Ley Sarbanes-Oxley de 2002. La ley „SOX”, que surgió a raíz de las quiebras de Enron y Worldcom, obliga a las empresas a revelar públicamente cuestiones contables clave, como las transacciones fuera de balance. Estas dos normas combinadas obligan a las empresas a divulgar simultáneamente a todas las partes la información financiera que necesitan conocer.

Sin embargo, incluso con una verdadera divulgación completa, los analistas de información son necesarios. Para mantenerse en el negocio con la divulgación total, los analistas tendrán que hacer informes significativos en lugar de confiar en el desfase de información entre Wall Street y los inversores medios.

En el pasado, los analistas se han beneficiado simplemente de estar en las conferencias telefónicas o de poder aprovechar otras fuentes de información informales. Los buenos analistas seguirán desempeñando un papel importante, es decir, aquellos cuyo conocimiento del sector les permite condensar la información vital en informes precisos que ahorran tiempo a los inversores. La divulgación total simplemente aumentaría la selección natural de los analistas que hoy en día se las arreglan con la información.

Menor coste del capital

Uno de los posibles efectos positivos de la divulgación total de información por parte de las empresas sería un menor coste del capital como recompensa a la honestidad. Si las empresas presentan sus balances al descubierto, los prestamistas podrán evaluar los riesgos con mayor precisión y ajustar sus tipos de interés en consecuencia. Los prestamistas suelen añadir al tipo de interés de un préstamo un margen de seguridad contra los riesgos no revelados.

El tamaño de este margen varía naturalmente de un sector a otro, pero una revelación más completa por parte de las empresas les permitiría diferenciarse de otras empresas. Las empresas con balances sólidos tendrían un coste de capital más barato y las que tienen balances débiles pagarían más de forma habitual. Las empresas intentan hacerlo por su cuenta, pero los bancos son comprensiblemente escépticos por su experiencia. Por supuesto, los bancos pueden seguir cobrando una prima simplemente porque incluso la legislación más estricta dejará espacio para que las empresas débiles se escondan.

Ayuda para el inversor medio

Una de las grandes preguntas sobre la divulgación total es si realmente ayudaría al inversor medio. El impacto de la divulgación total depende del tipo de inversor. Los operadores de impulso se preocupan poco por la información profunda, mientras que los inversores de valor buscan constantemente cifras más significativas. Sorprendentemente, uno de los grandes inversores en valor, Ben Graham, lamentaba la divulgación porque creía que hacía más difícil encontrar empresas infravaloradas antes que el mercado general. ¿La divulgación total acabaría con la inversión en valor??

Esto es muy poco probable por la misma razón que la divulgación total no acabaría con el momentum trading. Incluso con una divulgación completa, el mercado se vería movido hacia los extremos por los fondos, los cazadores de tendencias/operadores, la reacción exagerada de los inversores, etc. En todo caso, la divulgación completa facilitaría a los inversores la certeza de que lo que parece ser un juego de valor lo es realmente. Al trabajar con cifras más detalladas, un inversor podría crear métricas personalizadas en lugar de depender de instrumentos más bien contundentes como los ratios P/E y P/B. Para un inversor con inclinación matemática, la divulgación completa sería una bendición.

Son los inversores emocionales los que pagarían un precio por la divulgación completa, y todos los inversores son emocionales a veces. Para muchos, una menor información es una ventaja porque un diluvio de información suele provocar una sobrecarga. Un mayor número de cifras y una mayor frecuencia de informes/comunicados de prensa sin duda llevarán a algunos inversores a cuestionar sus inversiones y a vender en función de las reacciones del mercado y no de los cambios fundamentales. Estos inversores tendrán que aprender a depender sólo de los informes financieros y no del creciente zumbido de los comunicados financieros.

El resultado final

La divulgación total tiene muchas posibilidades, como la disminución del coste del capital, la presión sobre los analistas y unos datos financieros más realistas, pero puede no ser la solución para todos los inversores. Es posible que la información ya esté disponible en la mayoría de las empresas y, si no es así, tal vez la empresa no sea la inversión que desea.

Al recompensar a las empresas que divulgan voluntariamente más de lo necesario, y no a las que hacen lo mínimo, usted estará emitiendo su pequeño pero importante voto a favor de una divulgación más completa. La presión de los inversores a favor de una divulgación franca hará más por promover la honestidad en el mercado de valores que cualquier cambio legislativo.

Fuentes del artículo

Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellos se incluyen libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando procede. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestra
política editorial.

  1. Berkshire Hathaway. "Carta de 2008." Consultado en diciembre. 28, 2021.

  2. La Comisión del Mercado de Valores de los Estados Unidos. "Divulgación selectiva y uso de información privilegiada." Accedido en diciembre. 28, 2021.

  3. Congreso de los Estados Unidos. "H.R. 3763 – Ley Sarbanes-Oxley de 2002." Accedido en diciembre. 28, 2021.

Dodaj komentarz