Los retos de la inversión en el mundo moderno

Cuando se habla de inversión, a menudo se afirma que los fundamentos de la inversión probados no han cambiado en décadas: siempre que se sigan estos principios, se tiene una buena oportunidad de tener éxito. Aunque esto puede ser cierto en algunos casos -por ejemplo, comprar barato y vender caro-, el panorama de la inversión se ha transformado enormemente en la mayoría de los demás aspectos. Los inversores modernos se enfrentan a muchos retos únicos.

Increíble volumen y velocidad de la información

Quizás el reto más desalentador al que se enfrentan los inversores modernos es la velocidad y el volumen de la información. En el pasado, era difícil encontrar información sólida sobre las empresas que cotizan en bolsa fuera de los informes anuales y trimestrales. El Wall Street Journal y un número limitado de publicaciones relacionadas con las finanzas intentaron recoger las noticias empresariales y difundirlas. Pero estas noticias se trasladaban al gran público a la velocidad de la imprenta (si es que llegaban). Para que una noticia sea difundida, tiene que ser significativa; incluso entonces, tiene que ser redactada, impresa y entregada.

Puntos clave

  • El panorama de la inversión se ha transformado enormemente, por lo que los inversores modernos se enfrentan a muchos retos únicos.
  • Quizás el reto más desalentador al que se enfrentan los inversores modernos es la velocidad y el volumen de la información.
  • Con el tiempo, muchos inversores aprenden a filtrar la información y a crear un grupo selecto de fuentes fiables que se ajustan a sus gustos de inversión.
  • Incluso si se tiene un buen manejo de la información de calidad, se puede sufrir un accidente cuando la información es inexacta o la incertidumbre básica llega al mercado.
  • La publicidad a veces puede empujar a un inversor hacia una ventaja al promocionar una inversión que no es necesariamente la más adecuada.

Ahora, incluso las empresas poco conocidas pueden producir un flujo constante de información, desde las fluctuaciones diarias del precio de las acciones, los anuncios y las publicaciones en los tablones de anuncios específicos. Cuando hay tanta información disponible en un momento dado, puede ser difícil identificar lo que es realmente importante.

Encontrar el recurso adecuado

La dificultad de encontrar el recurso adecuado está ligada al reto de que hay demasiada información disponible. Como inversor, ¿cómo encontrar los buenos recursos entre la multitud?? Para ser claros, tener muchas opciones y un fácil acceso a recursos gratuitos es una victoria general para el inversor moderno. Pero la investigación puede ser desalentadora cuando hay tantas opciones. Aunque la inversión se basa principalmente en los hechos, la opinión influye en muchos aspectos (por ejemplo, si los aspectos técnicos son más importantes que los fundamentales).

Con el tiempo, muchos inversores aprenden a filtrar la información y a crear un grupo selecto de fuentes fiables que se ajustan a sus gustos de inversión. Hasta entonces, sin embargo, es difícil evitar sentirse abrumado por la gama y la variedad de opiniones existentes.

El mercado reaccionario

Incluso si se tiene un buen manejo de la información de calidad, se puede sufrir una pérdida de tiempo cuando la información es inexacta o la incertidumbre básica llega al mercado. La información inexacta sigue llegando al mercado, aunque el tiempo de corrección/exposición suele ser más corto. Las imprecisiones pueden ser errores honestos, rumores maliciosos o incluso fraudes financieros por parte de las empresas. Y lo que es más importante, los mercados financieros son tan adictos al flujo constante de información que una interrupción del flujo o auténticos momentos de incertidumbre pueden ser peores que las malas noticias.

Las reacciones del mercado siempre han sido extremas, pero el alcance cada vez más global de la información ha dado a los inversores más razones para reaccionar de forma exagerada (literalmente, por horas). No hace falta ser muy imaginativo para ver las consecuencias buenas o malas de cada titular que aparece en la prensa.

Las elecciones

Cuándo la elección se vuelve abrumadora? Hay estudios contradictorios sobre los límites de la mente humana cuando se enfrenta a una variedad de opciones. Los estudios sugieren que se reduzcan las opciones a un número manejable (entre tres y ocho, por ejemplo). Esto funciona en una heladería con cinco tipos de helados. Pero el mundo de las finanzas ofrece mucho más que ocho tipos de inversiones en acciones. Cuando nos enfrentamos a todas estas opciones, podemos intentar encontrar atajos para reducir nuestras opciones a unas pocas. Esto es útil, pero también puede llevarnos a descartar la mejor opción. Por ejemplo, alguien que busque ingresos regulares puede reducir sus opciones a las acciones de servicios públicos que pagan dividendos, cuando podría estar mejor servido por un fondo cotizado de dividendos (ETF).

El papel de la publicidad

El matrimonio entre las inversiones y la publicidad ha sido una bendición y una perdición para los inversores. Por un lado, la publicidad ha contribuido a familiarizar a los inversores con una gama más amplia de instrumentos de inversión disponibles en la actualidad. El inversor moderno es más consciente de las inversiones disponibles más allá de las acciones, los bonos y los depósitos a plazo. La mayoría podrá explicar los fondos de inversión, los fondos indexados, los fondos cotizados (ETF) y, probablemente, también las opciones y los valores respaldados por hipotecas.

El conocimiento es algo muy bueno, pero la publicidad a veces puede empujar a un inversor hacia una ventaja al promocionar una inversión que no es necesariamente la más adecuada. Por ejemplo, los fondos de inversión. A menudo, a un inversor con un capital limitado le conviene optar por la opción de inversión de menor comisión (fondo indexado o ETF) en lugar de los fondos de inversión gestionados profesionalmente, de mayor comisión. Sin embargo, la publicidad puede alterar esta matemática relativamente sencilla al destacar las ventajas de la gestión profesional y no mencionar las comisiones. Entonces, si el gestor profesional no está a la altura, la publicidad ha costado a los inversores los rendimientos del mercado, más la comisión de gestión.

El resultado final

Es cierto que algunos inversores han tenido éxito utilizando métodos tradicionales y simplemente cerrando sus puertas contra el mundo moderno. Esta lista incluye a los famosos gestores de fondos Warren Buffet y John Templeton. 

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, el flujo de información es reconfortante y nos ayuda a sentirnos más seguros en nuestras decisiones. El truco está en encontrar el equilibrio adecuado cuando se toma la información y se convierte en acción. De hecho, la mayoría de los inversores pueden sobrevivir al moderno bombardeo de información con un consejo muy tradicional: medir dos veces, cortar una. En otras palabras, tómese el tiempo necesario para evaluar la información que tiene delante antes de tomar decisiones de compra o venta.

Fuentes del artículo

Nuestro equipo exige a los escritores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellos se encuentran los libros blancos, los datos gubernamentales, los informes originales y las entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando sea necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. Statisa. "Gasto en publicidad digital del sector de los servicios financieros en Estados Unidos de 2016 a 2019." Consultado el 3 de junio de 2020.

  2. Instituto de Sociedades de Inversión. "Preguntas frecuentes sobre los accionistas de fondos de inversión." Consultado el 1 de junio de 2020.

  3. U.S. Comisión de Valores y Bolsa. "Fondos de inversión y ETFs," Página 21. Consultado el 1 de junio de 2020.

  4. Fundación John Templeton. "Sir John Templeton 1912-2008." Consultado el 2 de junio de 2020.

  5. Harvard Business Review. "Lo que aprendí de Warren Buffett." Consultado el 2 de junio de 2020.

Los retos de la inversión en un mundo moderno

Cuando se habla de inversión, a menudo se afirma que los principios básicos de la inversión, ya probados, no han cambiado en décadas: siempre que se sigan estos principios, se tiene una buena oportunidad de tener éxito. Aunque esto puede ser cierto en algunos casos -por ejemplo, comprar barato y vender caro-, el panorama de la inversión se ha transformado enormemente en la mayoría de los demás aspectos. Los inversores modernos se enfrentan a muchos retos únicos.

Increíble volumen y velocidad de la información

Quizás el reto más desalentador al que se enfrentan los inversores modernos es la velocidad y el volumen de la información. En el pasado, era difícil encontrar información sólida sobre las empresas que cotizan en bolsa fuera de los informes anuales y trimestrales. El Wall Street Journal y un número limitado de publicaciones relacionadas con las finanzas intentaban recopilar las noticias empresariales y difundirlas. Pero estas noticias se trasladan al gran público a la velocidad de la imprenta (si es que les llega). Para ser difundida, una noticia tiene que ser importante; incluso entonces, tiene que ser redactada, impresa y entregada.

Conclusiones clave

Ahora, incluso las empresas poco conocidas pueden producir un flujo constante de información, desde las fluctuaciones diarias del precio de las acciones, los anuncios y los mensajes en los tablones de anuncios. Cuando hay tanta información disponible en un momento dado, puede ser difícil identificar lo que es realmente importante.

Encontrar el recurso adecuado

La dificultad de encontrar el recurso adecuado está ligada al reto de que hay demasiada información disponible. Como inversor, ¿cómo encontrar los buenos recursos entre la multitud?? Para ser claros, tener muchas opciones y un fácil acceso a recursos gratuitos es una ventaja general para el inversor moderno. Pero la investigación puede ser desalentadora cuando hay tantas opciones. Aunque la inversión se basa principalmente en hechos, la opinión tiñe muchos ámbitos (como si los aspectos técnicos importan más que los fundamentales).

Con el tiempo, muchos inversores aprenden a filtrar la información y a crear un grupo selecto de fuentes fiables que se ajustan a sus gustos de inversión. Hasta entonces, sin embargo, es difícil evitar sentirse abrumado por la gama y la variedad de opiniones existentes.

El mercado reaccionario

Incluso si se tiene un buen manejo de la información de calidad, se puede sufrir una pérdida cuando el mercado recibe información inexacta o incertidumbre básica. La información inexacta sigue llegando al mercado, aunque el tiempo de corrección/exposición suele ser más corto. Las inexactitudes pueden ser errores honestos, rumores malintencionados o incluso fraude financiero por parte de las empresas. Y lo que es más importante, los mercados financieros son tan adictos al flujo constante de información que una interrupción en el flujo o auténticos momentos de incertidumbre pueden ser peores que las malas noticias.

Las reacciones del mercado siempre han sido extremas, pero el alcance cada vez más global de la información ha dado a los inversores más razones para reaccionar de forma exagerada (literalmente por horas). No hace falta ser muy imaginativo para ver las consecuencias buenas o malas de cada titular que aparece en el feed.

Las opciones

Cuándo la elección se vuelve abrumadora? Hay estudios contradictorios sobre los límites de la mente humana cuando se enfrenta a una variedad de opciones. Los estudios sugieren que se reduzcan las opciones a un número manejable (entre tres y ocho, por ejemplo). Esto funciona en una heladería con cinco tipos de helados. Pero el mundo de las finanzas ofrece mucho más que ocho tipos de inversiones bursátiles. Cuando nos enfrentamos a todas estas opciones, podemos intentar encontrar atajos para reducir nuestras opciones a unas pocas. Esto es útil, pero también puede llevarnos a descartar la mejor opción. Por ejemplo, alguien que busque ingresos regulares puede reducir sus opciones a las acciones de servicios públicos que pagan dividendos, cuando podría estar mejor servido por un fondo cotizado de dividendos (ETF).

El papel de la publicidad

El matrimonio entre inversiones y publicidad ha sido una bendición y una perdición para los inversores. Por un lado, la publicidad ha contribuido a familiarizar a los inversores con una gama más amplia de vehículos de inversión disponibles en la actualidad. El inversor moderno es más consciente de las inversiones disponibles más allá de las acciones, los bonos y los depósitos a plazo. La mayoría podrá explicar los fondos de inversión, los fondos indexados, los fondos cotizados, y probablemente también las opciones y los valores respaldados por hipotecas.

El conocimiento es una gran cosa, pero la publicidad puede a veces empujar a un inversor hacia una ventaja al promocionar una inversión que no es necesariamente la más adecuada. Por ejemplo, los fondos de inversión. A menudo, a un inversor con un capital limitado le conviene optar por la opción de inversión más barata (fondo indexado o ETF) en lugar de los fondos de inversión gestionados por profesionales, que tienen una comisión más alta. La publicidad, sin embargo, puede cambiar esta matemática relativamente sencilla si se insiste en las ventajas de la gestión profesional y se omite mencionar las comisiones. Por lo tanto, si el gestor profesional no está a la altura, la publicidad ha costado a los inversores la rentabilidad del mercado, más la comisión de gestión.

El resultado final

Es cierto que algunos inversores han tenido éxito utilizando métodos tradicionales y simplemente cerrando sus puertas contra el mundo moderno. Esta lista incluye a los famosos gestores de fondos Warren Buffet y John Templeton. 

Para la mayoría de nosotros, sin embargo, el flujo de información es reconfortante y nos ayuda a sentirnos más seguros en nuestras decisiones. El truco está en encontrar el equilibrio adecuado cuando se toma la información y se convierte en acción. De hecho, la mayoría de los inversores pueden sobrevivir al moderno bombardeo de información con un consejo muy tradicional: medir dos veces, cortar una. En otras palabras, tómese el tiempo necesario para evaluar la información que tiene delante antes de tomar decisiones de compra o venta.

Fuentes de artículos

Nuestro equipo exige a los escritores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellas se incluyen libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. Statisa. "Gasto en publicidad digital del sector de los servicios financieros en Estados Unidos de 2016 a 2019." Consultado el 3 de junio de 2020.

  2. Instituto de Sociedades de Inversión. "Preguntas frecuentes sobre los accionistas de fondos de inversión." Consultado el 1 de junio de 2020.

  3. U.S. Comisión de Valores y Bolsa. "Fondos de inversión y ETFs," Página 21. Accedido el 1 de junio de 2020.

  4. Fundación John Templeton. "Sir John Templeton 1912-2008." Consultado el 2 de junio de 2020.

  5. Harvard Business Review. "Lo que aprendí de Warren Buffett." Consultado el 2 de junio de 2020.

Dodaj komentarz