Definición y ejemplos de ingresos normalizados

¿Qué son los ingresos normalizados??

Los ingresos normalizados se ajustan para eliminar los efectos de la estacionalidad, los ingresos y los gastos que son inusuales o influyen una sola vez. Los beneficios normalizados ayudan a los propietarios de las empresas, a los analistas financieros y a otras partes interesadas a entender los verdaderos beneficios de una empresa en sus operaciones normales. Un ejemplo de esta normalización sería eliminar de los estados financieros de una empresa minorista la venta de un terreno en la que se realizó una gran ganancia de capital, ya que la venta de productos -no la venta de terrenos- es el verdadero negocio de la empresa.

Comprender los ingresos normalizados

Los beneficios normalizados representan los beneficios de una empresa que omiten los efectos de los cargos o ganancias no recurrentes. Para presentar mejor la actividad principal de una empresa, se eliminan los efectos puntuales de estos beneficios o pérdidas, ya que pueden enturbiar la imagen. Además, los beneficios normalizados pueden utilizarse para presentar los beneficios de una empresa teniendo en cuenta los ciclos de ventas estacionales o cíclicos.

En resumen, los beneficios normalizados son la evaluación más precisa de la verdadera salud financiera y el rendimiento de una empresa. Muchas empresas incurren en gastos puntuales, como los grandes honorarios de los abogados, u obtienen ganancias puntuales, como la venta de equipos antiguos. En ambos casos, aunque los costes y los ingresos se realicen y afecten al flujo de caja de la empresa a corto plazo, no son indicadores del rendimiento de la empresa a largo plazo. Para analizar la empresa correctamente, hay que eliminar estos efectos.

Puntos clave

  • Los beneficios normalizados eliminan los acontecimientos puntuales y suavizan los efectos estacionales en los ingresos.
  • Los beneficios normalizados representan mejor la verdadera salud de la actividad principal de una empresa.
  • Los beneficios normalizados por acción pueden utilizarse para comparar dos empresas en las que una ha sufrido o se ha beneficiado de una serie de acontecimientos puntuales.

Ejemplos de beneficios normalizados

La forma más común de normalizar los beneficios se produce cuando hay que eliminar gastos o ingresos, o cuando hay que suavizar los ciclos de ventas. Cuando se normalizan los costes o los beneficios grandes y puntuales, hay dos tipos de ajustes de normalización. Si, por ejemplo, una empresa que posee una flota de camiones decide vender los activos que se deprecian y comprar otros nuevos, se eliminan tanto las ganancias como los gastos de la venta para normalizar sus ganancias. Un contable o un analista lo haría examinando la cuenta de resultados de la empresa y eliminando el dinero generado por otros ingresos globales. A continuación, se eliminan los gastos de explotación o la financiación de la deuda utilizada para comprar los nuevos camiones.

Otro escenario en el que se eliminan los gastos para normalizar los beneficios de una empresa es en el caso de una adquisición o compra. Cuando esto ocurre, se eliminan los sueldos, salarios y otros gastos pagados a los propietarios y directivos de la empresa, ya que no formarán parte de la nueva organización.

El escenario restante que suele implicar la normalización es el tratamiento de los beneficios de las empresas con ciclos de ventas o estacionalidad. En situaciones como ésta, los beneficios se ajustan utilizando una media móvil a lo largo de varios períodos. La forma más sencilla de hacerlo es una media aritmética. Si, por ejemplo, una empresa gana 100 dólares en enero, 150 en febrero y 200 en marzo, y utiliza una media móvil de dos meses, sus beneficios normalizados serían 125 dólares en febrero y 175 en marzo.

La ventaja de los beneficios normalizados

Para los inversores, la mayor ventaja de los beneficios normalizados es que permiten una comparación más precisa entre empresas. Las métricas habituales, como el beneficio por acción (BPA), pueden verse drásticamente afectadas por el periodo en el que se calculan, sobre todo si en ese periodo se produce un coste o beneficio significativo no relacionado con el negocio principal. Al utilizar los beneficios normalizados por acción, los inversores pueden analizar y comparar mejor las empresas basándose en la salud de sus operaciones principales, en lugar de en el impulso o el impacto temporal de un acontecimiento puntual.

Dodaj komentarz