Definición del modelo Black-Litterman

Qué es el modelo Black-Litterman?

El modelo Black-Litterman (BL) es una herramienta analítica utilizada por los gestores de carteras para optimizar la asignación de activos dentro de la tolerancia al riesgo y las opiniones del mercado de un inversor. Los inversores globales, como los fondos de pensiones y las compañías de seguros, tienen que decidir cómo asignar sus inversiones entre diferentes clases de activos y países.

El modelo BL parte de una posición neutra utilizando la teoría moderna de la cartera (MPT) y, a continuación, toma datos adicionales de las opiniones de los inversores para determinar cómo debe desviarse la asignación final de activos de las ponderaciones iniciales de la cartera. A continuación, se somete a un proceso de optimización de la media-varianza (MVO) para maximizar la rentabilidad esperada teniendo en cuenta la tolerancia al riesgo objetivo de cada uno.

Puntos clave

  • El modelo Black-Litterman es un modelo de asignación de carteras que parte de la teoría moderna de carteras (MPT) y añade la visión de los inversores sobre los rendimientos esperados.
  • El modelo MPT se considera limitado en el sentido de que sólo incorpora datos históricos del mercado y luego asume esos mismos rendimientos en el futuro.
  • El modelo BL permite que el inversor aplique sus propias opiniones y luego optimiza la asignación de activos recomendada.

Los fundamentos del modelo Black-Litterman

El modelo Black-Litterman para la construcción de carteras se basa en la teoría moderna de carteras (MPT). La teoría moderna de la cartera postula que las características de riesgo y rendimiento de una inversión no deben considerarse por sí solas, sino que deben evaluarse en función de cómo la inversión afecta al riesgo y al rendimiento de la cartera en general. El MPT demuestra que un inversor puede construir una cartera de múltiples activos que maximice la rentabilidad para un nivel de riesgo determinado.

Asimismo, dado un nivel deseado de rentabilidad esperada, un inversor puede construir una cartera con el menor riesgo posible. Basado en medidas estadísticas como la varianza y la correlación, el rendimiento de una inversión individual es menos importante que el impacto que tiene en toda la cartera.

El modelo BL se diseñó para mejorar este modelo, ya que una de las limitaciones de la MPT es que asume que los rendimientos esperados en el pasado continuarán en el futuro. Sin embargo, otros modelos de fijación de precios -por ejemplo, el modelo de fijación de precios de los activos de capital (CAPM)- pueden producir expectativas diferentes a las del rendimiento pasado. El modelo BL incorpora los datos de mercado observados junto con las proyecciones de los inversores sobre los futuros rendimientos esperados, basadas en modelos como el CAPM u otros. El modelo modifica esencialmente la asignación MPT por defecto teniendo en cuenta las expectativas de rendimiento futuro.

El enfoque BL permite que cualquier error de estimación del modelo se ponga de manifiesto, ya que las opciones de asignación pueden magnificar los malos supuestos.

Consideraciones especiales

El modelo BL existe desde 1990 y es muy respetado por la comunidad de inversores institucionales. Fue creada por los economistas de Goldman Sachs Fischer Black (del modelo Black-Scholes) y Robert Litterman.

Aunque se considera que el modelo BL mejora las asignaciones de activos proporcionadas por la MPT al incorporar opiniones sobre las perspectivas futuras, dado que estas proyecciones no son más que opiniones o el resultado de modelos de fijación de precios que se basan en datos subjetivos, el modelo BL puede dar lugar a sesgos o supuestos incorrectos. Por ejemplo, una visión excesivamente optimista de una clase de activos dará lugar a una mayor ponderación de la cartera de lo que recomendaría la TPM, y si esa clase de activos se tambalea puede dar lugar a pérdidas mayores. Los inversores que utilizan el modelo Black-Litterman deben ser conscientes de ello y actualizar sus expectativas periódicamente, reequilibrando las ponderaciones de su cartera en consecuencia.

Un ejemplo del modelo Black-Litterman

Supongamos que un equipo de gestión de carteras de una determinada compañía de seguros se muestra muy optimista con respecto a los mercados de los países en desarrollo en el próximo año. La asignación inicial de activos a los mercados emergentes resultante de la teoría moderna de la cartera es del 10%. Tras confirmar sus opiniones con varios modelos de precios y perspectivas económicas para la región, se inclinan por sobreponderar las acciones de los mercados emergentes.

Tras introducir esta visión alcista en el modelo BL, realizan una optimización de la media-varianza y permiten que su cartera contenga hasta un 15% de valores de mercados emergentes.

Definición del modelo Black-Litterman

Qué es el modelo Black-Litterman?

El modelo Black-Litterman (BL) es una herramienta analítica utilizada por los gestores de carteras para optimizar la asignación de activos en función de la tolerancia al riesgo y las opiniones del mercado del inversor. Los inversores globales, como los fondos de pensiones y las compañías de seguros, tienen que decidir cómo asignar sus inversiones entre diferentes clases de activos y países.

El modelo BL parte de una posición neutra utilizando la teoría moderna de carteras (MPT) y, a continuación, toma información adicional de las opiniones de los inversores para determinar cómo debería desviarse la asignación final de activos de las ponderaciones iniciales de la cartera. A continuación, se somete a un proceso de optimización de la media-varianza (MVO) para maximizar la rentabilidad esperada teniendo en cuenta la tolerancia al riesgo objetivo de cada uno.

Puntos clave

  • El modelo Black-Litterman es un modelo de asignación de carteras que parte de la teoría moderna de carteras (MPT) y añade las opiniones de los inversores sobre los rendimientos esperados.
  • El modelo MPT se considera limitado en el sentido de que sólo incorpora datos históricos del mercado y luego asume esos mismos rendimientos en el futuro.
  • El modelo BL permite al inversor aplicar sus propios puntos de vista y, a continuación, optimizar la asignación de activos recomendada.

Los fundamentos del modelo Black-Litterman

El modelo Black-Litterman para la construcción de carteras se basa en la teoría moderna de carteras (MPT). La teoría moderna de la cartera postula que las características de riesgo y rendimiento de una inversión no deben considerarse por sí solas, sino que deben evaluarse en función de cómo la inversión afecta al riesgo y al rendimiento de la cartera en general. La MPT muestra que un inversor puede construir una cartera de múltiples activos que maximice la rentabilidad para un nivel de riesgo determinado.

Del mismo modo, dado un nivel deseado de rendimiento esperado, un inversor puede construir una cartera con el menor riesgo posible. Basándose en medidas estadísticas como la varianza y la correlación, el rendimiento de una inversión individual es menos importante que el impacto que tiene en toda la cartera.

El modelo BL se diseñó para mejorar este modelo, ya que una de las limitaciones del MPT es que asume que los rendimientos esperados en el pasado continuarán en el futuro. Sin embargo, otros modelos de fijación de precios -por ejemplo, el modelo de fijación de precios de activos de capital (CAPM)- pueden producir expectativas diferentes a las del rendimiento pasado. El modelo BL incorpora los datos de mercado observados junto con las proyecciones de los inversores sobre los futuros rendimientos esperados, basados en modelos como el CAPM u otros. El modelo modifica esencialmente la asignación por defecto de la TPM teniendo en cuenta las expectativas de rendimiento futuro.

El enfoque BL permite que cualquier error de estimación del modelo se ponga de manifiesto, ya que las elecciones de asignación pueden magnificar las malas suposiciones.

Consideraciones especiales

El modelo BL existe desde 1990 y goza de un gran respeto por parte de la comunidad de inversores institucionales. Fue creado por los economistas de Goldman Sachs Fischer Black (de la fama del modelo Black-Scholes) y Robert Litterman.

Aunque se considera que el modelo BL mejora las asignaciones de activos proporcionadas por la MPT al incorporar opiniones sobre las perspectivas futuras, dado que estas proyecciones no son más que opiniones o el resultado de modelos de fijación de precios que se basan en datos subjetivos, el modelo BL puede dar lugar a sesgos o supuestos incorrectos. Por ejemplo, una visión demasiado optimista de una clase de activos dará lugar a una mayor ponderación de la cartera de lo que la TPM recomendaría, y si esa clase de activos se tambalea puede dar lugar a pérdidas magnificadas. Los inversores que utilicen el modelo Black-Litterman deben ser conscientes de ello y actualizar sus expectativas periódicamente, reequilibrando las ponderaciones de su cartera en consecuencia.

Un ejemplo del modelo Black-Litterman

Supongamos que un equipo de gestión de carteras de una determinada compañía de seguros es muy optimista en cuanto a los mercados de los países en desarrollo para el año próximo. La asignación inicial de activos a los mercados emergentes resultante de la teoría moderna de la cartera es del 10%. Tras confirmar sus opiniones con varios modelos de precios y perspectivas económicas para la región, se inclinan por sobreponderar las acciones de los mercados emergentes.

Tras introducir esta visión alcista en el modelo BL, realizan una optimización de la varianza media y permiten que su cartera contenga hasta un 15% de valores de mercados emergentes.

Dodaj komentarz