Definición del índice de ajuste

Qué es un índice de ajuste?

El término índice de ajuste se refiere a una modificación que se aplica a un conjunto de datos para que represente mejor las condiciones externas. Sin el uso de un índice de ajuste, los datos en cuestión pueden estar distorsionados. Un índice de ajuste puede ser una modificación basada en una fórmula o un número único derivado de un conjunto de observaciones externas. A menudo se utiliza cuando se informan indicadores económicos como el empleo estacional.

Puntos clave

  • Un índice de ajuste es un factor o fórmula que se utiliza para ajustar un conjunto de datos o una métrica para reflejar una mejor medición, una nueva metodología o cambios en las condiciones del mundo real. 
  • Pueden aumentar la utilidad de los datos pasados y presentes haciéndolos más precisos o más coherentes a lo largo del tiempo. 
  • Los índices de ajuste pueden aplicarse a cosas como los tipos de interés de contratos específicos, los precios, los salarios o las medidas generales de las condiciones económicas o de mercado.

Cómo funcionan los índices de ajuste

Casi todo el mundo depende de los datos financieros y económicos para tomar decisiones importantes. Los inversores necesitan esta información para tomar decisiones informadas sobre sus inversiones. Las empresas y los gobiernos dependen de él para ayudar a que sus negocios crezcan y para que la economía florezca. Por eso es tan importante que la información proporcionada sea precisa. Aquí es donde el índice de ajuste resulta útil.

El índice de ajuste es un término que tiene aplicaciones en una amplia gama de contextos. Por sí solo, se refiere a una alteración numérica de datos específicos para mejorar la precisión o la utilidad de un conjunto de datos. Las mejoras pueden tratar de eliminar distorsiones como los flujos y reflujos estacionales en un conjunto de datos concreto o para tener en cuenta un tamaño de muestra relativamente pequeño.

Pero eso'no es todo. Otras aplicaciones del índice de ajuste pueden utilizarse para actualizar un dato obsoleto y representar mejor las condiciones actuales. También puede mejorar la comparabilidad de distintos conjuntos de datos. En última instancia, un índice de ajuste puede proporcionar un contexto para un conjunto de datos independiente y así maximizar la aplicabilidad de esa información. Los índices hacen esto en una gran variedad de situaciones.

En las transacciones comerciales, las partes pueden utilizar un índice de ajuste para permitir modificaciones basadas en las condiciones del mercado. Los gobiernos y los economistas pueden modificar los datos para tener en cuenta los flujos estacionales de gasto y empleo con el fin de obtener una mejor representación de las condiciones económicas. Por ejemplo, U.S. Los economistas ajustan regularmente las cifras de empleo del país para tener en cuenta las contrataciones adicionales durante la temporada navideña. Sin las modificaciones, la tasa de desempleo estaría sesgada e inflada artificialmente, ya que un mayor número de personas acaban volviendo a trabajar en estos empleos temporales durante la temporada.

Los datos económicos, como el informe de empleo, suelen ajustarse en función de factores estacionales para evitar que se inflen artificialmente.

Ejemplos de un índice de ajuste

Hipotecas de tipo variable (ARM)

Quizás el índice de ajuste más conocido es el que utilizan los prestamistas para reajustar las hipotecas de tipo variable una vez que ha expirado el periodo inicial. Esto suele ocurrir entre los tres y los diez años de vida de un ARM. En ese momento, el prestamista utiliza un índice de ajuste para conciliar el tipo inicial del préstamo con los tipos vigentes en el mercado. El índice más utilizado es el London Interbank Offered Rate (LIBOR). El prestamista toma ese índice y le añade un margen para fijar un nuevo tipo de interés para el préstamo.

Índice de Desarrollo Humano (IDH)

Un segundo ejemplo demuestra cómo los investigadores pueden utilizar un índice de ajuste para comparar diversos conjuntos de datos. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) mantiene un Índice de Desarrollo Humano para seguir los logros de los países en materia de salud, educación e ingresos.

El IDH de varios países puede compararse para demostrar los niveles relativos de progreso de esos países en esas medidas. Sin embargo, este índice consiste en medidas agregadas de desarrollo para cada país y no contenía originalmente información sobre la distribución equitativa de los beneficios del desarrollo dentro de cada país.

Partiendo de la base de que la desigualdad degrada necesariamente el verdadero nivel de desarrollo humano de un país, el PNUD decidió que esta información era relevante para la medición del IDH. Para abordar esta cuestión, el PNUD elaboró en 2010 un índice de desigualdad. Aplica este índice al IDH para crear un IDH ajustado a la desigualdad. Este índice de ajuste permite al PNUD ajustar cada año el índice de manera que se potencie el índice de desarrollo humano en los países con mayor igualdad.

Índice de precios al consumo (IPC)

Otra cláusula de ajuste permite a las partes de un contrato comercial o personal modificar dicho acuerdo en función de variables económicas externas. El Índice de Precios al Consumo (IPC), publicado mensualmente por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), es un índice de ajuste comúnmente utilizado por las partes de un contrato para estructurar una cláusula de ajuste. Esto es común en una gran variedad de acuerdos que van desde las escalas salariales de los sindicatos hasta los arrendamientos comerciales y las pensiones alimenticias. A medida que el IPC sube o baja, la obligación financiera del pagador también sube y baja.

Dodaj komentarz