Definición del efecto carrusel

¿Qué es el efecto „Bandwagon”??

El efecto bandwagon es un fenómeno psicológico en el que la gente hace algo principalmente porque otras personas lo están haciendo, independientemente de sus propias creencias, que pueden ignorar o anular. Esta tendencia de las personas a alinear sus creencias y comportamientos con los de un grupo también se denomina mentalidad de rebaño. El término „efecto bandwagon” tiene su origen en la política, pero tiene amplias implicaciones que se observan habitualmente en el comportamiento de los consumidores y en las actividades de inversión. Este fenómeno puede observarse durante los mercados alcistas y el crecimiento de las burbujas de activos.

Puntos clave

  • El efecto bandwagon se produce cuando la gente empieza a hacer algo porque todo el mundo parece hacerlo.
  • El efecto bandwagon puede atribuirse a factores psicológicos, sociales y económicos. 
  • El efecto bandwagon tiene su origen en la política, donde la gente vota al candidato que parece tener más apoyo porque quiere formar parte de la mayoría.

1:31

Haz clic en Play para saber qué es el efecto bandwagon

Comprender el efecto del vagón de cola

El efecto bandwagon surge de factores psicológicos, sociológicos y, en cierta medida, económicos. A la gente le gusta estar en el equipo ganador y le gusta señalar su identidad social. Desde el punto de vista económico, puede tener sentido cierto grado de efecto bandwagon, ya que permite a las personas economizar los costes de recopilación de información confiando en los conocimientos y las opiniones de los demás. El efecto „bandwagon” está presente en muchos aspectos de la vida, desde los mercados de valores hasta las tendencias de la ropa y la afición a los deportes.

Política

En política, el efecto bandwagon puede hacer que los ciudadanos voten a la persona que parece tener más apoyo popular porque quieren pertenecer a la mayoría. El término "bandwagon" se refiere a un carro que lleva una banda en un desfile. Durante el siglo XIX, un animador llamado Dan Rice recorrió el país haciendo campaña a favor del presidente Zachary Taylor. El vagón de Rice fue la pieza central de sus actos de campaña, y animó a los asistentes a „subirse al vagón” y apoyar a Taylor. A principios del siglo XX, los bandwagons eran habituales en las campañas políticas, y „subirse al carro” se había convertido en un término despectivo utilizado para describir el fenómeno social de querer formar parte de la mayoría, incluso cuando esto significa ir en contra de los propios principios o creencias.

Comportamiento del consumidor

Los consumidores suelen economizar el coste de reunir información y evaluar la calidad de los bienes de consumo confiando en las opiniones y el comportamiento de compra de otros consumidores. Hasta cierto punto, se trata de una tendencia beneficiosa y útil; si las preferencias de otras personas son similares, sus decisiones de consumo son racionales y disponen de información precisa sobre la calidad relativa de los bienes de consumo disponibles, entonces tiene mucho sentido seguir su ejemplo y externalizar efectivamente el coste de la recopilación de información a otra persona.

Sin embargo, este tipo de efecto de arrastre puede crear un problema en el sentido de que da a cada consumidor un incentivo para aprovecharse de la información y las preferencias de otros consumidores. En la medida en que conduce a una situación en la que la información relativa a los productos de consumo puede ser infraproducida, o producida única o mayoritariamente por los comercializadores, puede ser criticada. Por ejemplo, la gente puede comprar un nuevo artículo electrónico debido a su popularidad, sin tener en cuenta si lo necesita, si se lo puede permitir o si realmente lo quiere.

Los efectos del „bandwagon” en el consumo también pueden relacionarse con el consumo conspicuo, en el que los consumidores compran productos caros como señal de estatus económico.

Inversión y finanzas

Los mercados financieros y de inversión pueden ser especialmente vulnerables a los efectos de arrastre, ya que no sólo se produce el mismo tipo de factores sociales, psicológicos y de economía de la información, sino que, además, los precios de los activos tienden a subir a medida que más personas se suben al carro. Esto puede crear un bucle de retroalimentación positiva de aumento de precios y de demanda de un activo, relacionado con el concepto de reflexividad de George Soros.

Por ejemplo, durante la burbuja de las puntocom de finales de los 90, surgieron decenas de empresas tecnológicas que no tenían planes de negocio viables, ni productos o servicios listos para salir al mercado y, en muchos casos, nada más que un nombre (normalmente algo que suena a tecnología con „.com” o „.net” como sufijo). A pesar de carecer de visión y alcance, estas empresas atrajeron millones de dólares de inversión en gran parte debido al efecto de vagón de banda.

Dodaj komentarz