Definición del derecho de tasación

Qué es un derecho de tasación?

El derecho de tasación es el derecho legal de los accionistas de una empresa a que un procedimiento judicial o un tasador independiente determine el precio justo de las acciones y obligue a la empresa adquirente a comprarlas a ese precio.

El derecho de tasación es una política de protección de los accionistas que impide que las empresas que participan en una fusión paguen a los accionistas menos de lo que vale la empresa.

Puntos clave

  • El derecho de tasación es un derecho legal de los accionistas de una empresa para exigir un procedimiento judicial o una valoración independiente de las acciones de la empresa con el objetivo de determinar el valor justo del precio de las acciones.
  • Los accionistas suelen invocar sus derechos de tasación cuando su empresa está siendo adquirida o fusionada y creen que el precio ofrecido es demasiado bajo.
  • Se pueden utilizar distintos métodos de valoración para determinar el precio justo, incluidos los métodos basados en los activos, los métodos de ingresos o flujos de caja, los modelos de datos de mercado comparables y los métodos híbridos o de fórmula.
  • Los derechos de tasación son importantes derechos de los inversores que protegen las inversiones de los accionistas de ofertas irrazonables, oportunistas o inoportunas por sus acciones.

Entender el derecho de tasación

Los accionistas suelen invocar su derecho de valoración cuando se ven obligados a renunciar a sus acciones sin quererlo, lo que suele ocurrir en una fusión o adquisición. El accionista preferiría permanecer en su puesto, pero la dirección ha decidido seguir adelante con la fusión o adquisición, o el accionista cree que el precio que se ofrece por las acciones es demasiado bajo. En cualquiera de los dos casos, un accionista puede ejercer su derecho de valoración y exigir que un tribunal valore correctamente las acciones.

Los analistas pueden utilizar múltiples métodos de valoración para determinar el precio justo de las acciones y el valor de la empresa adquirida, incluidos los métodos basados en los activos, los métodos de ingresos o de flujo de caja, los modelos de datos de mercado comparables y los métodos híbridos o de fórmula.

Una vez que se ha realizado una valoración de las acciones y si la valoración determina que el valor de las acciones es superior a lo que se ofreció o pagó, el accionista será compensado en consecuencia.

El derecho de valoración es un elemento crucial para los derechos de los inversores, especialmente para los accionistas minoritarios, cuya voz se ve ahogada por un único accionista mayoritario o un grupo de accionistas. Los derechos de tasación protegen la inversión de los accionistas frente a ofertas irrazonables, oportunistas o inoportunas para la compra de una empresa.

Aunque la mayoría de los casos de derechos de tasación se basan en la consolidación o las fusiones, también pueden aplicarse a casos en los que la empresa adopta cualquier medida extraordinaria que los accionistas consideran perjudicial para sus intereses. En las fusiones y adquisiciones, los derechos de tasación garantizan que los accionistas reciban una compensación adecuada si una fusión o adquisición no se ajusta a sus deseos.

Derechos de tasación y métodos de valoración de empresas

Como se ha señalado anteriormente, hay varias formas de valorar una empresa y llegar a un precio justo de las acciones para apaciguar a los accionistas. Una forma es la valoración basada en los activos, que se centra en el valor de los activos netos (NAV) de una empresa, o el valor de mercado justo de sus activos totales menos sus pasivos totales.

Esencialmente, este método determina el coste de recrear físicamente la empresa. Existe un margen de interpretación a la hora de decidir qué activos y pasivos de la empresa se incluyen en la valoración y cómo se mide el valor de cada uno de ellos. Por ejemplo, algunos métodos de costes de inventario (e.g., LIFO o FIFO) valorarán el inventario de la empresa de distintas maneras, lo que provocará cambios en el valor global de los activos de la empresa.

Otra forma de valoración de empresas es utilizar ratios de beneficios comparables, como el ratio precio-beneficio (P/E), para determinar cómo se compara una empresa con sus competidores. Por ejemplo, si el ratio P/E de una empresa es el más alto entre su grupo de pares, o bien tiene realmente una ventaja prometedora en el campo (quizás una nueva tecnología o una adquisición en un nuevo nicho de mercado) o está sobrevalorada (i.e., su precio es demasiado alto, en comparación con sus beneficios reales).

Por último, los evaluadores independientes podrían utilizar el método del flujo de caja descontado (DCF) para llegar a un precio objetivo de las acciones en una cuestión de derechos de tasación. A diferencia del método de los comparables, que es un método de valoración relativa, el método DCF se considera un método intrínseco, independiente de cualquier competidor. En esencia, el método DCF se basa en proyecciones de flujos de caja futuros. A continuación, se ajustan para obtener el valor de mercado actual de la empresa.

Dodaj komentarz