Definición de warrants cubiertos

¿Qué es un warrant cubierto??

Un warrant cubierto es un tipo de warrant en el que el emisor es una institución financiera en lugar de una empresa individual y ofrece el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo a un precio determinado en una fecha determinada o antes de ella.

Puntos clave

  • Un warrant cubierto es un tipo de warrant en el que el emisor es una institución financiera en lugar de una empresa individual y ofrece el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo a un precio determinado en una fecha determinada o antes de ella.
  • Al igual que las opciones cotizadas, los warrants cubiertos son de dos tipos: warrants de venta y warrants de compra.
  • Los warrants cubiertos sólo pueden ser comprados y no vendidos o „escritos” como las opciones sobre acciones.
  • Un inversor puede comprar un warrant de compra cuando se espera que el precio del valor subyacente aumente y un warrant de venta cuando se teme una caída del mercado.

Comprensión de los warrants cubiertos

Un warrant es un tipo de valor de inversión que da al titular el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio determinado en una fecha determinada o antes de ella. Los warrants cubiertos pueden tener como activos subyacentes acciones individuales, cestas de acciones (como en sectores o temas), índices, materias primas o divisas.

Los warrants cubiertos cotizan en las principales bolsas internacionales de Londres, Hong Kong y Singapur. El warrant está „cubierto” porque cuando el emisor (una entidad financiera) vende un warrant a un inversor, suele cubrir su exposición comprando el activo subyacente en el mercado. Un warrant normal, en cambio, es emitido por la empresa que también ha emitido las acciones subyacentes.

Un warrant cubierto tiene muchas similitudes con una opción. Da al inversor el derecho a comprar un activo subyacente, como una opción de compra (call warrant), o a vender, como una opción de venta (put warrant). Cada warrant tiene un precio de ejercicio y una fecha de vencimiento. Además, tanto los warrants cubiertos como las opciones se componen de valor intrínseco y valor temporal.

Un warrant cubierto puede ser de estilo europeo o americano, el primero indica que el ejercicio del derecho sólo puede producirse en la fecha de vencimiento, y el segundo significa que un inversor puede ejercer el derecho en cualquier momento entre la fecha de compra y la fecha de vencimiento.

Los warrants cubiertos se diferencian de las opciones en que sólo pueden comprarse, mientras que las opciones pueden „emitirse”. Por ejemplo, al suscribir una opción de compra, el inversor está vendiendo una opción de compra, que le obliga a entregar acciones a un precio determinado en una fecha concreta al comprador si éste ejerce la opción de compra. Por otro lado, emitir un put es vender una opción de venta, que obligará al vendedor a comprar acciones si el comprador del put ejerce el derecho de venta a un precio de ejercicio determinado.

Otra diferencia entre un warrant cubierto y una opción es que la vida típica de un warrant cubierto es de seis a nueve meses, mientras que las opciones pueden tener plazos de vencimiento que van de una semana a dos años.

El índice FTSE 100 es una referencia para 100 de las principales empresas con acciones en la Bolsa de Londres (LSE). Está entre los warrants cubiertos más populares. Un inversor puede comprar warrants de compra cuando espera que las acciones en la U.K. adelantar o comprar warrants de venta cuando se teme que los precios bajen.

Ejemplo de warrant cubierto

Un ejemplo de estrategia que utiliza warrants cubiertos es la llamada sustitución de acciones o extracción de efectivo. Digamos, por ejemplo, que el índice FTSE 100 ha avanzado considerablemente durante los últimos 12 meses y que un gestor de cartera que posee una cesta de valores similares está preocupado por un descenso del mercado. Sin embargo, también quieren participar si el mercado avanza más.

En este escenario, una estrategia podría ser vender sus acciones e invertir parte del efectivo en warrants de compra del FTSE 100. La tenencia de los warrants permite al gestor de la cartera obtener ganancias si el mercado avanza más, pero con menos capital que la tenencia de las acciones subyacentes del FTSE 100. Sin embargo, si el mercado no avanza, es probable que se pierda la prima pagada por los warrants.

Dodaj komentarz