Definición de producción manufacturera

Qué es la producción manufacturera?

La producción manufacturera se refiere a la metodología de cómo fabricar y producir de manera más eficiente bienes para la venta, más allá de una simple lista de materiales. Los tres tipos más comunes de procesos de producción son: la fabricación contra stock (MTS), la fabricación bajo pedido (MTO) y la fabricación para ensamblar (MTA). Estas estrategias tienen ventajas y desventajas en cuanto a los costes de mano de obra, el control de las existencias, los gastos generales, la personalización y la rapidez de la producción y el cumplimiento de los pedidos.

Puntos clave

  • La producción manufacturera se refiere a las estrategias que utilizan las empresas para fabricar y producir bienes para la venta.
  • Son muchas las variables que influyen en la producción manufacturera, como la disponibilidad de materias primas, la demanda del mercado, los costes laborales y los costes de inventario.
  • Una empresa que utiliza la estrategia de fabricación contra stock (MTS) ajusta el nivel de bienes que mantiene en inventario a la demanda prevista de los consumidores.
  • Una empresa que utiliza la estrategia de fabricación bajo pedido (MTO) produce un producto sólo después de recibir un pedido confirmado del cliente.
  • Una empresa que utiliza la estrategia de fabricación por encargo (MTA) almacena las piezas básicas necesarias para la producción, pero no empieza a ensamblarlas hasta que un cliente hace un pedido.

Comprender la producción de la fabricación

La fabricación es la creación y el montaje de componentes y productos acabados para su venta a gran escala. Puede utilizar una serie de métodos, como la mano de obra humana y mecánica, y los procesos biológicos y químicos, para convertir las materias primas en productos acabados mediante el uso de herramientas.

La producción es similar a la fabricación, pero con un alcance más amplio. Se refiere a los procesos y técnicas que se utilizan para convertir las materias primas o los productos semiacabados en productos o servicios acabados con o sin el uso de maquinaria. Tanto si se trata de uno como de otro, los fabricantes tienen que adaptar sus métodos de producción a las necesidades y deseos del mercado, los recursos disponibles, el volumen y el tamaño de los pedidos, los cambios estacionales de la demanda, los gastos generales (como la mano de obra y el inventario) y muchas otras variables.

Tipos de producción de fabricación

Fabricación contra stock (MTS)

La estrategia de fabricación contra stock (MTS) es una estrategia de producción tradicional que se basa en la previsión de la demanda. Se utiliza mejor cuando hay una demanda predecible de un producto, como en el caso de los juguetes y la ropa en Navidad. Sin embargo, la MRP puede ser problemática cuando la demanda es más difícil de predecir. Cuando se utiliza con una empresa o un producto que tiene un ciclo comercial imprevisible, la estrategia MTS puede dar lugar a un exceso de existencias y a una merma de los beneficios, o a unas existencias demasiado escasas y a una oportunidad perdida.

Fabricación bajo pedido (MTO)

La estrategia de fabricación por encargo (también conocida como „fabricación por encargo”) permite a los clientes pedir productos fabricados según sus especificaciones, lo que resulta especialmente útil con productos muy personalizados. Algunos ejemplos de productos fabricados bajo pedido son los ordenadores y los productos informáticos, los automóviles, la maquinaria pesada y otros artículos de gran valor. Las empresas pueden aliviar los problemas de inventario con MTO, pero el tiempo de espera de los clientes suele ser considerablemente mayor. Esta estrategia basada en la demanda no puede utilizarse con todos los tipos de productos.

Una de las limitaciones de los productos fabricados bajo pedido es que los costes de producción suelen ser más elevados que los de los productos fabricados contra stock (MTS) debido a la cantidad de personalización necesaria para satisfacer el pedido del cliente.

Fabricar para ensamblar

La estrategia de fabricación para ensamblar (MTA) es un híbrido de MTS y MTO en el que las empresas almacenan las piezas básicas basándose en las predicciones de la demanda, pero no las ensamblan hasta que los clientes hacen su pedido. La ventaja de esta estrategia es que permite una rápida personalización de los productos en función de la demanda de los clientes. Un buen ejemplo lo encontramos en la industria de la restauración, que prepara una serie de materias primas por adelantado y luego espera el pedido del cliente para comenzar el montaje. Uno de los inconvenientes de la fabricación por encargo es que una empresa puede recibir demasiados pedidos para atenderlos teniendo en cuenta la mano de obra y los componentes de que dispone.

Consideraciones especiales

El sistema de inventario justo a tiempo (JIT) es un ejemplo de estrategia que se centra en un componente de la producción manufacturera: la gestión de inventarios. El sistema beneficia a las empresas porque les permite reducir los residuos y los costes de inventario al recibir los bienes utilizados en la producción sólo en el momento en que se necesitan.

Las empresas que emplean un sistema de inventario JIT no almacenan grandes inventarios de piezas y materias primas necesarias para producir sus bienes. En su lugar, las entregas de estos artículos llegan a las instalaciones de producción en cantidades más pequeñas, según sea necesario para completar la producción. Para que una estrategia JIT funcione, es esencial una programación eficaz para garantizar que la producción no se retrase por falta de materiales. Los sistemas electrónicos de inventario ayudan a los gerentes a controlar el inventario y a responder rápidamente cuando los materiales de producción se agotan.

Dodaj komentarz