Definición de la tarjeta de crédito

Qué es un vertedero de tarjetas de crédito?

El robo de tarjetas de crédito es un tipo de delito en el que el delincuente realiza una copia digital no autorizada de una tarjeta de crédito. Este tipo de delito existe desde hace décadas, pero en los últimos años ha cobrado mayor notoriedad entre el público debido a la creciente prevalencia de la falsificación de tarjetas de crédito, el robo de identidad y otros tipos de ciberdelincuencia.

Puntos clave

  • El robo de tarjetas de crédito es un tipo de delito en el que se roba la información de las tarjetas de crédito de los clientes.
  • Los ladrones lo hacen copiando físicamente los datos de la tarjeta o pirateando la red de pagos de las empresas en cuestión.
  • En los últimos años, los delincuentes han llevado a cabo ataques de volcado de tarjetas de crédito a una escala cada vez mayor, a veces con millones de víctimas.

Cómo funcionan los vertederos de tarjetas de crédito

Hay muchas formas en las que puede producirse un vertido de la tarjeta de crédito. Un método común es el skimming, en el que un lector de tarjetas ilegal, a veces oculto en un cajero automático (ATM) legítimo o en el surtidor de una gasolinera, copia los datos de una tarjeta de crédito. En otros casos, los ciberdelincuentes son capaces de obtener un gran número de números de tarjetas a la vez, comprometiendo los sistemas informáticos de las empresas que manejan la información de las tarjetas de crédito de los clientes. Por ejemplo, los delincuentes podrían acceder a las tarjetas de crédito de miles de clientes minoristas infectando los dispositivos de los puntos de venta de una gran cadena minorista.

Aunque medidas como los números de información personal (PIN) y los chips de seguridad pueden ayudar a dificultar este robo, los piratas informáticos siguen encontrando nuevas formas de explotar las debilidades del sistema de pagos electrónicos para capturar información valiosa de las tarjetas de crédito. Para beneficiarse de este robo, los ciberdelincuentes revenden la información de las tarjetas de crédito en el mercado negro. En Estados Unidos, este tipo de información robada puede venderse por entre 20 y 80 dólares por tarjeta. Por otra parte, los piratas informáticos también podrían utilizar la información para realizar compras en línea no autorizadas con tarjetas de crédito robadas.

En última instancia, los consumidores tienen medios limitados para protegerse del riesgo de la ciberdelincuencia. Al fin y al cabo, incluso las personas más precavidas pueden ser víctimas de robos de tarjetas de crédito si los hackers consiguen comprometer los sistemas de las empresas en las que compran. No obstante, hay medidas que los particulares pueden tomar para reducir algunos de sus riesgos. Las tarjetas de crédito son una forma de pago que se puede utilizar para obtener beneficios, como por ejemplo no compartir la información de la tarjeta de crédito con otras personas, mantener las tarjetas de crédito a mano cuando se está en lugares públicos, comprobar si hay objetos sospechosos en los cajeros automáticos, los surtidores de gasolina y las máquinas de punto de venta, y revisar regularmente los extractos de la tarjeta de crédito para ver si hay transacciones desconocidas.

Ejemplo de una descarga de tarjetas de crédito

Por desgracia, no faltan ejemplos en los que los hackers lograron comprometer grandes cantidades de datos de tarjetas de crédito de clientes desprevenidos. En mayo de 2019, por ejemplo, el popular sitio web australiano de diseño gráfico, Canva, fue vulnerado por los hackers, con casi 140 millones de cuentas de usuario comprometidas. Además de información personal como nombres, nombres de usuario y direcciones de correo electrónico, los hackers también lograron acceder a la información de las tarjetas de crédito de los usuarios.

Otro incidente notable ocurrió en octubre de 2013, cuando Adobe (ADBE) perdió casi 3 millones de registros de tarjetas de crédito de clientes en un ataque a gran escala por parte de piratas informáticos. La brecha fue parte de un esfuerzo mayor en el que también se robaron datos de más de 150 millones de usuarios. La empresa llegó finalmente a un acuerdo de aproximadamente un millón de dólares con sus clientes por el incidente.

Nuestro equipo requiere que los escritores utilicen fuentes primarias para apoyar su trabajo. Entre ellas se encuentran los libros blancos, los datos gubernamentales, los informes originales y las entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestra página web
política editorial.

  1. CSO. „Las 15 mayores violaciones de datos del siglo XXI,”Accedido el 6 de julio de 2020.

Dodaj komentarz