Definición de guerra de ofertas

Qué es una guerra de ofertas?

Una guerra de ofertas se refiere a una circunstancia en la que dos o más posibles compradores de una propiedad compiten por la propiedad a través de ofertas cada vez mayores.

Puntos clave

  • Se produce una guerra de ofertas cuando dos o más entidades compiten por la propiedad de un bien o negocio.
  • Al igual que en una subasta, una guerra de ofertas suele producirse a un ritmo rápido, lo que deja a los participantes expuestos a tomar decisiones de inversión poco acertadas.
  • Los especuladores suelen incluir una cláusula de escalada en sus ofertas, que aumenta automáticamente la oferta en una cantidad determinada cuando se hace una oferta competitiva, hasta un límite máximo acordado.

Cómo funciona una guerra de ofertas

Una guerra de ofertas se produce cuando los compradores potenciales de una propiedad compiten por la propiedad mediante una serie de ofertas de precio creciente, que a veces hacen que el precio final supere el valor original de la propiedad. Las guerras de ofertas suelen producirse cuando los compradores compiten por la propiedad de una casa, un edificio o un negocio en una ubicación especialmente deseable (y especialmente en medio de un mercado de vendedores).

Al igual que en una subasta, una guerra de ofertas suele producirse a un ritmo rápido, lo que significa que durante una guerra de ofertas los compradores potenciales son vulnerables a tomar decisiones de inversión precipitadas o emocionales.

Ejemplo de guerra de ofertas

Alice y Brynne desean comprar cada una una casa cotizada en 250.000 dólares. Alice ofrece el precio de lista y Brynne responde con una oferta de 260.000 dólares. Decidida a comprar la casa, Alice ofrece 270.000 dólares. Brynne responde con una oferta de 280.000 $. Alice reconoce que tiene un límite de oferta de 300.000 dólares, por lo que su próxima oferta es un aumento de 20.000 dólares. Brynne cede y Alice compra la casa por 50.000 dólares más que el precio de venta original, lo que hace que el vendedor esté bastante contento.

Las cláusulas de escalada pueden ser contraproducentes si un competidor conoce de antemano el límite máximo de la cláusula.

Consideraciones especiales

Cuando un mercado inmobiliario se vuelve muy competitivo, algunos inversores y especuladores optan por incluir cláusulas de aumento en su contrato de oferta por una propiedad. Una cláusula de aumento es esencialmente una declaración que indica un precio de oferta base para la propiedad y un acuerdo para aumentar automáticamente esa oferta en una cantidad determinada si otro comprador presenta una oferta superior verificada. Normalmente, una cláusula de escalada también incluirá el precio máximo que el comprador está dispuesto a pagar por esa propiedad.

Si, por ejemplo, en el ejemplo anterior Alice y Brynne hubieran incorporado cláusulas de aumento de sus ofertas en 10.000 dólares hasta alcanzar un límite de 300.000 dólares, el resultado sería diferente. La oferta inicial de Alice, de 250.000 dólares, se vería respondida por la oferta de Brynne, de 260.000 dólares. La cláusula de aumento de Alice respondería con una oferta de 270.000 dólares, y Brynne ofrecería entonces 280.000 dólares. Tras la siguiente oferta de Alice de 290.000 dólares, Brynne ganaría la guerra de ofertas con una oferta de 300.000 dólares.

Esta estrategia, aunque conveniente, tiene sus inconvenientes. Normalmente, el vendedor de un inmueble conocerá el precio máximo fijado en una cláusula de revalorización, lo que significa que el vendedor puede saber cuánto está dispuesto a pagar el posible comprador.

Dodaj komentarz