Definición de fraude en la tasación

¿Qué es el fraude en la tasación??

El fraude en la tasación es una forma de fraude hipotecario, por el cual el valor de una vivienda es deliberadamente tasado en una cantidad inflada, muy por encima de su valor justo de mercado (FMV). El fraude en la tasación puede producirse cuando un tasador participa en la estafa y exagera deshonestamente el valor de la propiedad. También puede ocurrir cuando el propietario, el vendedor o el comprador alteran físicamente una tasación „honesta” utilizando métodos como la edición digital o el soborno de ciertos funcionarios.

Puntos clave

  • El fraude de tasación es la inflación intencionada del valor de tasación de una vivienda. 
  • Una tasación es una evaluación de la vivienda para determinar su valor justo de mercado (FMV). 
  • El fraude en las tasaciones se utiliza generalmente para que el vendedor obtenga un mejor precio de mercado o para ayudar al comprador a conseguir financiación o, preferiblemente, refinanciación. 

Cómo funciona el fraude en las tasaciones

El fraude en las tasaciones es uno de los tipos más comunes de fraude hipotecario y se produce cuando un tasador, o un comprador o vendedor, infla (o desinfla) artificialmente el valor de una propiedad de manera que difiere significativamente de su valor de mercado. El valor exagerado que se obtiene mediante el fraude en la tasación suele utilizarse para:

  • Ayuda a un vendedor a obtener un precio mejor que el que el mercado justificaría;
  • Ayudar a un comprador a conseguir financiación, ya que el importe de la hipoteca podría ser mucho menor que el valor de tasación de la vivienda; y
  • Ayudar a un propietario a conseguir una refinanciación preferente, o un préstamo con garantía hipotecaria.

Antes de que tenga lugar una transacción inmobiliaria, especialmente las que implican un préstamo hipotecario, el valor de la propiedad será evaluado por un tasador profesional. El tasador recorre cuidadosamente la propiedad, inspeccionando los espacios interiores y exteriores, para determinar un FMV -o rango de valores- por el que una propiedad debería venderse razonablemente en el mercado.

Si la tasación es demasiado alta o demasiado baja en comparación con el precio de venta acordado, el banco o la entidad crediticia puede renunciar al préstamo.

Las tasaciones del valor de la propiedad también se utilizan a efectos fiscales para calcular el importe de los impuestos sobre la propiedad que debe pagar el propietario.

Consideraciones especiales

Para protegerse de esta fechoría, los bancos suelen optar por utilizar uno de sus tasadores preferidos a la hora de suscribir una hipoteca o refinanciar un préstamo.

En el caso de una tasación exagerada, el prestamista puede exigir al vendedor que reduzca el precio de la vivienda o negarse a conceder el préstamo si considera que el precio de la casa es exagerado. Un comprador puede seguir pagando el precio de tasación inflado. Sin embargo, el prestamista no utilizará este precio para su préstamo, lo que significa que el comprador tendrá que pagar la diferencia entre la tasación del prestamista y el precio de venta.

Los propietarios y futuros propietarios deben tener el mismo cuidado y asegurarse de obtener una segunda opinión independiente siempre que vayan a tomar una decisión basada en la tasación de otra persona.

Dodaj komentarz