Definición de financiación de proyectos

Qué es la financiación de proyectos?

La financiación de proyectos es la financiación de infraestructuras, proyectos industriales y servicios públicos a largo plazo mediante una estructura financiera sin recurso o con recurso limitado. La deuda y el capital utilizados para financiar el proyecto se devuelven con el flujo de caja generado por el proyecto.

La financiación del proyecto es una estructura de préstamo que se basa principalmente en el flujo de caja del proyecto para su reembolso, con los activos, derechos e intereses del proyecto como garantía secundaria. La financiación de proyectos es especialmente atractiva para el sector privado porque las empresas pueden financiar grandes proyectos fuera del balance (OBS).

Puntos clave

  • La financiación de proyectos implica la financiación pública de infraestructuras y otros proyectos a largo plazo que requieren mucho capital.
  • Suele utilizar una estructura financiera sin recurso o con recurso limitado.
  • Un deudor con un préstamo sin recurso no puede ser perseguido por ningún pago adicional más allá del embargo del activo.
  • La deuda del proyecto suele mantenerse en una filial minoritaria suficiente y no consolidada en el balance de los respectivos accionistas (i.e., es una partida fuera de balance).

Entender la financiación de proyectos

La estructura de financiación de un proyecto de construcción, explotación y transferencia (BOT) incluye varios elementos clave.

La financiación de proyectos BOT suele incluir una entidad de propósito especial (SPV). La única actividad de la empresa es llevar a cabo el proyecto subcontratando la mayoría de los aspectos mediante contratos de construcción y explotación. Dado que no existe un flujo de ingresos durante la fase de construcción de los proyectos de nueva planta, el servicio de la deuda sólo se produce durante la fase de explotación.

Por este motivo, las partes asumen riesgos importantes durante la fase de construcción. El único flujo de ingresos durante esta fase suele ser un contrato de compraventa de energía. Dado que el recurso a los patrocinadores del proyecto es limitado o nulo, los accionistas de la empresa suelen ser responsables hasta el límite de su participación. El proyecto queda fuera de balance para los patrocinadores y para el gobierno.

No todas las inversiones en infraestructuras se financian con project finance. Muchas empresas emiten deuda tradicional o capital para emprender este tipo de proyectos.

Proyectos fuera de balance

La deuda del proyecto suele mantenerse en una filial minoritaria suficiente que no se consolida en el balance de los respectivos accionistas. Esto reduce el impacto del proyecto en el coste de la deuda existente de los accionistas y la capacidad de endeudamiento. Los accionistas son libres de utilizar su capacidad de endeudamiento para otras inversiones.

Hasta cierto punto, el gobierno puede utilizar la financiación de proyectos para mantener la deuda y los pasivos de los proyectos fuera del balance, de modo que ocupen menos espacio fiscal. El espacio fiscal es la cantidad de dinero que el gobierno puede gastar más allá de lo que ya está invirtiendo en servicios públicos como la salud, el bienestar y la educación. La teoría es que un fuerte crecimiento económico aportará al gobierno más dinero a través de los ingresos fiscales adicionales de un mayor número de personas que trabajan y pagan más impuestos, lo que permite al gobierno aumentar el gasto en servicios públicos.

Financiación sin recurso

Cuando una empresa incumple un préstamo, la financiación con recurso da a los prestamistas pleno derecho a los activos o al flujo de caja de los accionistas. En cambio, la financiación de proyectos designa a la empresa del proyecto como una SPV de responsabilidad limitada. El recurso de los prestamistas se limita, por lo tanto, principalmente o en su totalidad a los activos del proyecto, incluidas las garantías de finalización y rendimiento y las fianzas, en caso de que la empresa del proyecto incumpla.

Una cuestión clave en la financiación sin recurso es si pueden darse circunstancias en las que los prestamistas puedan recurrir a algunos o todos los activos de los accionistas. Un incumplimiento deliberado por parte de los accionistas puede hacer que el prestamista recurra a los activos.

La legislación aplicable puede restringir el alcance de la responsabilidad de los accionistas. Por ejemplo, la responsabilidad por daños personales o muerte no suele ser objeto de eliminación. La deuda sin recurso se caracteriza por los elevados gastos de capital (CapEx), los largos periodos de préstamo y los flujos de ingresos inciertos. La suscripción de estos préstamos requiere habilidades de modelización financiera y un sólido conocimiento del ámbito técnico subyacente.

Para evitar saldos deficitarios, las relaciones préstamo-valor (LTV) suelen limitarse al 60% en los préstamos sin recurso. Los prestamistas imponen normas de crédito más estrictas a los prestatarios para minimizar la posibilidad de impago. Los préstamos sin recurso, debido a su mayor riesgo, tienen tipos de interés más altos que los préstamos con recurso.

Recurso frente a. Préstamos sin recurso

Si dos personas pretenden adquirir grandes activos, como una vivienda, y una recibe un préstamo con recurso y la otra un préstamo sin recurso, las acciones que la entidad financiera puede emprender contra cada prestatario son diferentes.

En ambos casos, las viviendas pueden utilizarse como garantía, lo que significa que pueden ser embargadas en caso de que alguno de los prestatarios incumpla. Para recuperar los costes en caso de impago de los prestatarios, las instituciones financieras pueden intentar vender las viviendas y utilizar el precio de venta para pagar la deuda asociada. Si las propiedades se venden por menos de la cantidad que se debe, la institución financiera sólo puede perseguir al deudor con el préstamo con recurso. El deudor del préstamo sin recurso no puede ser perseguido por ningún pago adicional más allá del embargo del activo.

Dodaj komentarz