Definición de economía aplicada

Qué es la economía aplicada?

La economía aplicada aplica las conclusiones extraídas de las teorías económicas y los estudios empíricos a situaciones del mundo real con el objetivo de informar sobre las decisiones económicas y predecir posibles resultados. El objetivo de la economía aplicada es mejorar la calidad de la práctica en los negocios, las políticas públicas y la vida cotidiana, mediante una reflexión rigurosa sobre los costes y los beneficios, los incentivos y el comportamiento humano. La economía aplicada puede implicar el uso de estudios de casos y de econometría, que es la aplicación de datos del mundo real a modelos estadísticos y la comparación de los resultados con las teorías que se ponen a prueba.

Conclusiones clave

  • La economía aplicada es el uso de los conocimientos obtenidos a partir de la teoría y la investigación económicas para tomar mejores decisiones y resolver problemas del mundo real. 
  • La economía aplicada es una herramienta muy popular en la planificación empresarial y en el análisis y evaluación de políticas públicas.
  • Los particulares también pueden beneficiarse de la aplicación del pensamiento y las ideas económicas a las decisiones personales y financieras.

Entender la economía aplicada

La economía aplicada es la aplicación de la teoría económica para determinar los resultados probables asociados a los distintos cursos de acción posibles en el mundo real. Al comprender mejor las consecuencias probables de las decisiones tomadas por los individuos, las empresas y los responsables políticos, podemos ayudarles a tomar mejores decisiones. Si la economía es la ciencia que estudia cómo las personas utilizan los diversos y limitados medios de que disponen para alcanzar determinados fines, la economía aplicada es la herramienta que ayuda a elegir los mejores medios para alcanzar esos fines. Como resultado, la economía aplicada puede dar lugar a listas de medidas que pueden tomarse para aumentar la probabilidad de resultados positivos en eventos del mundo real.

El uso de la economía aplicada puede implicar, en primer lugar, la exploración de teorías económicas para formular preguntas sobre una circunstancia o situación y, a continuación, recurrir a recursos de datos y otros marcos de referencia para dar una respuesta plausible a esa pregunta. Se trata de establecer un resultado hipotético basado en las circunstancias concretas actuales, extraído de las implicaciones conocidas de las leyes y modelos económicos generales.

Relevancia de la economía aplicada en el mundo real

La economía aplicada puede ilustrar los posibles resultados de las decisiones financieras tomadas por los individuos. Por ejemplo, si un consumidor desea poseer un bien de lujo pero tiene recursos financieros limitados, una evaluación del coste y el impacto a largo plazo que tendría dicha compra en el patrimonio puede compararlos con el beneficio esperado del bien. Esto puede ayudar a determinar si ese gasto merece la pena. Más allá de las finanzas, entender el significado de las teorías económicas de la elección racional, la teoría de los juegos o los hallazgos de la economía del comportamiento y la economía evolutiva puede ayudar a una persona a tomar mejores decisiones y a planificar el éxito en su vida personal e incluso en sus relaciones. Por ejemplo, una persona que quiere dejar de fumar puede reconocer que es propensa al descuento hiperbólico y puede optar por emplear estrategias de precompromiso para apoyar su preferencia a largo plazo de dejar de fumar por encima de las preferencias más poderosas a corto plazo de fumar. O un grupo de amigos que comparten un gran bol de palomitas puede acordar explícita o implícitamente límites o cuotas sobre la cantidad de palomitas que cada uno tomará para evitar una situación de tragedia de los comunes.

La economía aplicada también puede ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones. La comprensión de las implicaciones de las leyes económicas de la oferta y la demanda, combinada con los datos de ventas anteriores y la investigación de marketing sobre su mercado objetivo, puede ayudar a una empresa a tomar decisiones sobre precios y producción. El conocimiento de los principales indicadores económicos y su relación con el sector y los mercados de una empresa puede ayudar a la planificación operativa y a la estrategia empresarial. La comprensión de ideas económicas como los problemas de agente-principal, los costes de transacción y la teoría de la empresa puede ayudar a las empresas a diseñar mejores sistemas de compensación, contratos y estrategias corporativas.

La economía aplicada es una herramienta inestimable para los responsables de las políticas públicas. Muchos economistas trabajan para predecir las consecuencias macro y microeconómicas de diversas propuestas políticas o para evaluar los efectos de las políticas en curso. Los modelos macroeconómicos aplicados se utilizan habitualmente para proyectar cambios en el desempleo, el crecimiento económico y la inflación a nivel nacional, regional y estatal. Comprender el modo en que los incentivos económicos y los comportamientos compensatorios creados por las políticas públicas influyen en las tendencias del mundo real, como el crecimiento del empleo, la migración y los índices de delincuencia, es fundamental para aplicar una política eficaz y evitar consecuencias imprevistas. Por ejemplo, la comprensión de lo que implica la aplicación de las leyes de la oferta y la demanda sobre los efectos de los precios mínimos, junto con los estudios de casos y la investigación empírica, puede informar sobre una mejor política en relación con las leyes de salario mínimo.

Definición de economía aplicada

Qué es la economía aplicada?

La economía aplicada aplica las conclusiones extraídas de las teorías económicas y los estudios empíricos a situaciones del mundo real con el objetivo deseado de informar las decisiones económicas y predecir los posibles resultados. El objetivo de la economía aplicada es mejorar la calidad de la práctica en los negocios, las políticas públicas y la vida cotidiana, mediante una reflexión rigurosa sobre los costes y los beneficios, los incentivos y el comportamiento humano. La economía aplicada puede implicar el uso de estudios de casos y econometría, que es la aplicación de datos del mundo real a modelos estadísticos y la comparación de los resultados con las teorías que se ponen a prueba.

Puntos clave

  • La economía aplicada es el uso de los conocimientos obtenidos a partir de la teoría y la investigación económicas para tomar mejores decisiones y resolver problemas del mundo real. 
  • La economía aplicada es una herramienta popular en la planificación empresarial y en el análisis y la evaluación de políticas públicas.
  • Los particulares también pueden beneficiarse de la aplicación del pensamiento y los conocimientos económicos a las decisiones personales y financieras.

Entender la economía aplicada

La economía aplicada consiste en la aplicación de la teoría económica para determinar los resultados probables asociados a las distintas posibilidades de actuación en el mundo real. Al comprender mejor las posibles consecuencias de las decisiones tomadas por los individuos, las empresas y los responsables políticos, podemos ayudarles a tomar mejores decisiones. Si la economía es la ciencia que estudia cómo las personas utilizan los diversos y limitados medios de que disponen para alcanzar determinados fines, la economía aplicada es la herramienta que ayuda a elegir los mejores medios para alcanzar esos fines. En consecuencia, la economía aplicada puede dar lugar a listas de medidas que pueden adoptarse para aumentar la probabilidad de resultados positivos en el mundo real.

El uso de la economía aplicada puede implicar, en primer lugar, la exploración de las teorías económicas para formular preguntas sobre una circunstancia o situación y, a continuación, recurrir a los recursos de datos y otros marcos de referencia para formar una respuesta plausible a esa pregunta. La idea es establecer un resultado hipotético basado en las circunstancias específicas actuales, extraído de las implicaciones conocidas de las leyes y modelos económicos generales.

Relevancia de la economía aplicada en el mundo real

La economía aplicada puede ilustrar los resultados potenciales de las decisiones financieras tomadas por los individuos. Por ejemplo, si un consumidor desea poseer un bien de lujo pero tiene recursos financieros limitados, una evaluación del coste y el impacto a largo plazo que tendría dicha compra en el patrimonio puede compararlos con el beneficio esperado del bien. Esto puede ayudar a determinar si dicho gasto merece la pena. Más allá de las finanzas, comprender el significado de las teorías económicas de la elección racional, la teoría de los juegos o los hallazgos de la economía del comportamiento y la economía evolutiva puede ayudar a una persona a tomar mejores decisiones y a planificar el éxito en su vida personal e incluso en sus relaciones. Por ejemplo, una persona que quiere dejar de fumar podría reconocer que es propensa al descuento hiperbólico y podría optar por emplear estrategias de precompromiso para apoyar su preferencia a largo plazo de dejar de fumar por encima de las preferencias más poderosas a corto plazo de fumar. O un grupo de amigos que comparten un gran bol de palomitas puede acordar explícita o implícitamente límites o cuotas sobre la cantidad de palomitas que cada uno tomará para evitar una situación de tragedia de los comunes.

La economía aplicada también puede ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones. La comprensión de las implicaciones de las leyes económicas de la oferta y la demanda, combinada con los datos de ventas anteriores y la investigación de marketing sobre su mercado objetivo, puede ayudar a una empresa a tomar decisiones sobre precios y producción. El conocimiento de los principales indicadores económicos y su relación con el sector y los mercados de una empresa puede ayudar a la planificación operativa y la estrategia empresarial. La comprensión de ideas económicas como los problemas de agente-principal, los costes de transacción y la teoría de la empresa puede ayudar a las empresas a diseñar mejores planes de compensación, contratos y estrategias corporativas.

La economía aplicada es una herramienta inestimable para los responsables de las políticas públicas. Muchos economistas se dedican a predecir las consecuencias macro y microeconómicas de diversas propuestas políticas o a evaluar los efectos de las políticas en curso. La modelización macroeconómica aplicada se utiliza habitualmente para proyectar cambios en el desempleo, el crecimiento económico y la inflación a nivel nacional, regional y estatal. Comprender el modo en que los incentivos económicos y los comportamientos compensatorios creados por las políticas públicas influyen en las tendencias del mundo real, como el crecimiento del empleo, la migración y los índices de delincuencia, es fundamental para aplicar una política eficaz y evitar consecuencias imprevistas. Por ejemplo, la comprensión de lo que implica la aplicación de las leyes de la oferta y la demanda sobre los efectos de los suelos de los precios, junto con los estudios de casos y la investigación empírica, puede informar de una mejor política en relación con las leyes de salario mínimo.

Dodaj komentarz