Definición de demanda agregada

Qué es la demanda agregada?

La demanda agregada es una medida de la cantidad total de demanda de todos los bienes y servicios acabados producidos en una economía. La demanda agregada se expresa como la cantidad total de dinero que se intercambia por esos bienes y servicios a un nivel de precios y en un momento determinado.

Puntos clave

  • La demanda agregada mide la cantidad total de demanda de todos los bienes y servicios acabados que se producen en una economía.
  • La demanda agregada se expresa como la cantidad total de dinero que se gasta en esos bienes y servicios a un nivel de precios y en un momento determinado.
  • La demanda agregada está formada por todos los bienes de consumo, los bienes de capital (fábricas y equipos), las exportaciones, las importaciones y el gasto público.

1:38

Demanda agregada

Entender la demanda agregada

La demanda agregada es un término macroeconómico que representa la demanda total de bienes y servicios a cualquier nivel de precios en un periodo determinado. La demanda agregada a largo plazo es igual al producto interior bruto (PIB) porque ambas medidas se calculan de la misma manera. El PIB representa la cantidad total de bienes y servicios producido en una economía, mientras que la demanda agregada es la demanda o el deseo para esos bienes. Como resultado de los mismos métodos de cálculo, la demanda agregada y el PIB aumentan o disminuyen juntos.

Técnicamente hablando, la demanda agregada sólo es igual al PIB a largo plazo tras ajustar el nivel de precios. Esto se debe a que la demanda agregada a corto plazo mide la producción total para un único nivel de precios nominales que no se ajustan a la inflación. Pueden producirse otras variaciones en los cálculos en función de las metodologías utilizadas y de los distintos componentes.

La demanda agregada está formada por todos los bienes de consumo, los bienes de capital (fábricas y equipos), las exportaciones, las importaciones y los programas de gasto público. Las variables se consideran iguales siempre que se negocien al mismo valor de mercado.

Inconvenientes de la demanda agregada

Aunque la demanda agregada es útil para determinar la fuerza global de los consumidores y las empresas de una economía, tiene límites. Dado que la demanda agregada se mide por valores de mercado, sólo representa la producción total a un nivel de precios determinado y no representa necesariamente la calidad o el nivel de vida de una sociedad.

Además, la demanda agregada mide muchas transacciones económicas diferentes entre millones de individuos y con distintos fines. Como resultado, puede resultar difícil determinar la causalidad de la demanda y realizar un análisis de regresión, que se utiliza para determinar cuántas variables o factores influyen en la demanda y en qué medida.

Curva de demanda agregada

Si se representara gráficamente la demanda agregada, la cantidad agregada de bienes y servicios demandados se situaría en el eje horizontal X, y el nivel de precios global de toda la cesta de bienes y servicios se representaría en el eje vertical Y.

La curva de demanda agregada, como la mayoría de las curvas de demanda típicas, tiene una pendiente descendente de izquierda a derecha. La demanda aumenta o disminuye a lo largo de la curva a medida que los precios de los bienes y servicios aumentan o disminuyen. Además, la curva puede desplazarse debido a cambios en la oferta monetaria, o a aumentos y disminuciones de los tipos impositivos.

Cálculo de la demanda agregada

La ecuación de la demanda agregada suma la cantidad de gasto de los consumidores, la inversión privada, el gasto público y el neto de las exportaciones e importaciones. La fórmula es la siguiente:

Demanda agregada = C + I + G + Nx donde: C = Gasto de los consumidores en bienes y servicios I = Inversión privada y gasto de las empresas en bienes de capital no finales (fábricas, equipos, etc.).) G = El gasto gubernamental en bienes públicos y sociales servicios (infraestructuras, asistencia sanitaria, etc.).) Nx = Exportaciones netas (exportaciones menos importaciones) \N – Inicio{alineación} &\text{Demanda Agregada} = \text{C} + \text{I} + \text{G} + \text{Nx} \text &\textbf{donde:}\\\\️ &\text{C} = \text{Gasto de los consumidores en bienes y servicios} \text &\text{I} = \text{Inversión privada y gasto de las empresas en} \text{I} &\text{bienes de capital no finales (fábricas, equipos, etc.)} \\ &\text{G} = \text{Gasto del gobierno en bienes públicos y sociales} \text{General} &\text{servicios (infraestructura, Medicare, etc.).)} \\ &\text{Nx} = \text{exportaciones netas (exportaciones menos importaciones)} \end{alineado} Demanda agregada=C+I+G+Nxdonde:C=Gasto de los consumidores en bienes y serviciosI=Inversión privada y gasto de las empresas en bienes de capital no finales (fábricas, equipos, etc.).)G=Gasto del gobierno en bienes públicos y servicios sociales (infraestructura, Medicare, etc.).)Nx=Exportaciones netas (exportaciones menos importaciones)

La fórmula de la demanda agregada anterior también es utilizada por la Oficina de Análisis Económico para medir el PIB en los Estados Unidos.S.

Factores que influyen en la demanda agregada

Diversos factores económicos pueden afectar a la demanda agregada de una economía. Los principales son:

  • Tipos de interés: El hecho de que los tipos de interés suban o bajen afectará a las decisiones de los consumidores y las empresas. Unos tipos de interés más bajos reducirán los costes de los préstamos para artículos de gran valor, como electrodomésticos, vehículos y viviendas. Además, las empresas podrán pedir préstamos a tipos más bajos, lo que tiende a provocar un aumento del gasto de capital. A la inversa, los tipos de interés más altos aumentan el coste de los préstamos para los consumidores y las empresas. Como resultado, el gasto tiende a disminuir o a crecer a un ritmo más lento, dependiendo de la magnitud del aumento de los tipos.
  • Renta y riqueza: A medida que aumenta la riqueza de los hogares, la demanda agregada suele aumentar también. A la inversa, una disminución de la riqueza suele conducir a una menor demanda agregada. El aumento del ahorro personal también provocará una menor demanda de bienes, lo que suele ocurrir durante las recesiones. Cuando los consumidores se sienten bien con la economía, tienden a gastar más, lo que provoca una disminución del ahorro.
  • Expectativas de inflación: Los consumidores que creen que la inflación va a aumentar o que los precios van a subir, tienden a hacer compras ahora, lo que lleva a un aumento de la demanda agregada. Pero si los consumidores creen que los precios bajarán en el futuro, la demanda agregada tiende a bajar también.
  • Tipos de cambio: Si el valor de la U.S. Si el dólar baja (o sube), los productos extranjeros serán más (o menos) caros. Mientras tanto, los bienes fabricados en la U.S. se abaratarán (o encarecerán) para los mercados extranjeros. Por lo tanto, la demanda agregada aumentará (o disminuirá).

Condiciones económicas y demanda agregada

Las condiciones económicas pueden influir en la demanda agregada, tanto si se originan en el ámbito nacional como en el internacional. La crisis financiera de 2007-08, desencadenada por los impagos masivos de préstamos hipotecarios, y la Gran Recesión subsiguiente, ofrecen un buen ejemplo de un descenso de la demanda agregada debido a las condiciones económicas.

La crisis tuvo un fuerte impacto en los bancos e instituciones financieras. Como resultado, se registraron pérdidas financieras generalizadas que condujeron a una contracción de los préstamos, como se muestra en el gráfico de la izquierda. Con menos préstamos en la economía, el gasto y la inversión de las empresas disminuyeron. En el gráfico de la derecha se observa una importante caída del gasto en estructuras físicas, como fábricas, así como en equipos y programas informáticos, a lo largo de 2008 y 2009. (Los datos se basan en el Informe de Política Monetaria de la Reserva Federal al Congreso de 2011.)


Préstamos bancarios e inversión empresarial 2008.
 Nuestro equipo

Al sufrir las empresas un menor acceso al capital y menos ventas, comenzaron a despedir trabajadores. El gráfico de la izquierda muestra el pico de desempleo que se produjo durante la recesión. Simultáneamente, el crecimiento del PIB también se contrajo en 2008 y en 2009, lo que significa que la producción total de la economía se contrajo durante ese periodo.


Desempleo y PIB 2008.
 Nuestro equipo

El resultado de la mala marcha de la economía y del aumento del desempleo fue un descenso del consumo personal o del gasto de los consumidores, que se pone de manifiesto en el gráfico de la izquierda. Los ahorros personales también aumentaron, ya que los consumidores se aferraron al dinero en efectivo debido a un futuro incierto y a la inestabilidad del sistema bancario. Podemos ver que las condiciones económicas que se dieron en 2008 y en los años siguientes llevaron a una menor demanda agregada por parte de los consumidores y las empresas.


Consumo y ahorro 2008.
 Nuestro equipo

Controversia sobre la demanda agregada

La demanda agregada disminuyó definitivamente en 2008 y 2009. Sin embargo, existe un gran debate entre los economistas sobre si la demanda agregada se ralentiza, lo que conduce a un menor crecimiento o el PIB se contrajo, lo que lleva a una menor demanda agregada. Si la demanda lleva al crecimiento o viceversa es la versión de los economistas de la vieja pregunta de qué fue primero: el huevo o la gallina.

El impulso de la demanda agregada también aumenta el tamaño de la economía con respecto al PIB medido. Sin embargo, esto no demuestra que un aumento de la demanda agregada genere crecimiento económico. Dado que el PIB y la demanda agregada comparten el mismo cálculo, sólo indica que aumentan simultáneamente. La ecuación no muestra cuál es la causa y cuál el efecto.

La relación entre el crecimiento y la demanda agregada ha sido objeto de importantes debates en la teoría económica durante muchos años.

Debate histórico

Las primeras teorías económicas sostenían la hipótesis de que la producción es la fuente de la demanda. El economista liberal clásico francés del siglo XVIII Jean-Baptiste Say afirmó que el consumo está limitado a la capacidad productiva y que las demandas sociales son esencialmente ilimitadas, una teoría conocida como la Ley de Mercados de Say.

La ley de Say, base de la economía de la oferta, rigió hasta los años 30 y la llegada de las teorías del economista británico John Maynard Keynes. Al argumentar que la demanda impulsa la oferta, Keynes puso la demanda total en el asiento del conductor. Los macroeconomistas keynesianos creen desde entonces que estimular la demanda agregada aumentará la producción real futura. Según su teoría de la demanda, el nivel total de producción de la economía está impulsado por la demanda de bienes y servicios y por el dinero gastado en esos bienes y servicios. En otras palabras, los productores consideran que el aumento del gasto es una indicación para aumentar la producción.

Keynes consideraba que el desempleo era un subproducto de la insuficiencia de la demanda agregada porque los niveles salariales no se ajustarían a la baja con la suficiente rapidez para compensar la reducción del gasto. Creía que el gobierno podía gastar dinero y aumentar la demanda agregada hasta que se redistribuyeran los recursos económicos ociosos, incluida la mano de obra.

Otras escuelas de pensamiento, especialmente la Escuela Austriaca y los teóricos del ciclo económico real, se remontan a Say. Destacan que el consumo sólo es posible después de la producción. Esto significa que un aumento de la producción impulsa un aumento del consumo, y no al revés. Cualquier intento de aumentar el gasto en lugar de la producción sostenible sólo provoca una mala distribución de la riqueza o un aumento de los precios, o ambas cosas.

Como economista del lado de la demanda, Keynes sostenía además que los individuos podían acabar perjudicando la producción al limitar los gastos corrientes, por ejemplo, acumulando dinero. Otros economistas sostienen que el acaparamiento puede influir en los precios, pero no cambia necesariamente la acumulación de capital, la producción o el producto futuro. En otras palabras, el efecto del ahorro de un individuo -más capital disponible para las empresas- no desaparece por la falta de gasto.

Qué factores afectan a la demanda agregada?

La demanda agregada puede verse afectada por algunos factores económicos clave. La subida o bajada de los tipos de interés afectará a las decisiones de los consumidores y las empresas. El aumento de la riqueza de los hogares incrementa la demanda agregada, mientras que un descenso suele conducir a una menor demanda agregada. Las expectativas de los consumidores sobre la inflación futura también tendrán una correlación positiva con la demanda agregada. Por último, una disminución (o aumento) del valor de la moneda nacional hará que los bienes extranjeros sean más caros (o más baratos), mientras que los bienes fabricados en el país serán más baratos (o más caros), lo que provocará un aumento (o una disminución) de la demanda agregada. 

¿Cuáles son algunas de las limitaciones de la demanda agregada??

Aunque la demanda agregada es útil para determinar la fuerza general de los consumidores y las empresas de una economía, presenta algunas limitaciones. Como la demanda agregada se mide por valores de mercado, sólo representa la producción total a un nivel de precios determinado y no representa necesariamente la calidad o el nivel de vida. Además, la demanda agregada mide muchas transacciones económicas diferentes entre millones de individuos y con distintos fines. Por ello, puede resultar difícil determinar las causas de la demanda con fines analíticos.

¿Cuál es la relación entre el PIB y la demanda agregada??

El PIB (producto interior bruto) mide el tamaño de una economía basándose en el valor monetario de todos los bienes y servicios acabados fabricados en un país durante un periodo determinado. Por tanto, el PIB es la oferta agregada. La demanda agregada representa la demanda total de estos bienes y servicios a cualquier nivel de precios durante el periodo especificado. La demanda agregada acaba siendo igual al producto interior bruto (PIB) porque ambas medidas se calculan de la misma manera. Como resultado, la demanda agregada y el PIB aumentan o disminuyen conjuntamente.

Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Se trata de libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestra
política editorial.

  1. Oficina de Análisis Económico. "Qué es el PIB?," Página 2. Accedido en octubre. 20, 2021.

  2. La Reserva Federal. "Informe de Política Monetaria al Congreso." Consultado en octubre. 20, 2021.

  3. Archivo de Internet. "Tratado de economía política; o la producción, distribución y consumo de la riqueza," Página 138. Accedido en octubre. 20, 2021.

Dodaj komentarz