Definición de comercio anónimo

Qué es la negociación anónima?

La negociación anónima se produce cuando los inversores de alto perfil ejecutan operaciones que son visibles en un libro de órdenes pero no revelan su identidad. Aunque la mayoría de los comerciantes operan de forma no anónima, hay varias razones por las que los comerciantes más grandes prefieren mantener en secreto su participación en un mercado.

Muchas bolsas de valores, como la London Stock Exchange (LSE), la Toronto Stock Exchange (TSX), la New York Stock Exchange (NYSE) y el NASDAQ, así como los dark pools, ofrecen la posibilidad de realizar operaciones anónimas a determinados usuarios.

Puntos clave

  • La negociación anónima puede ser importante para los grandes operadores que no quieren dar pistas a otros operadores de que están comprando o vendiendo.
  • Ninguna orden regulada es realmente anónima, ya que las operaciones deben ser liquidadas y compensadas, y los reguladores deben tener acceso a la información de las operaciones si lo desean.
  • Los operadores minoristas no necesitan preocuparse por negociar de forma anónima, ya que normalmente no tienen un impacto significativo en los precios y otros operadores no están especialmente preocupados por las órdenes puntuales más pequeñas.

Comprender la negociación anónima

La negociación anónima se utiliza principalmente para evitar que el mercado se entere de una acción pendiente, lo que podría dar lugar a un comportamiento de anticipación o de lucha por la mejor posición en un libro de órdenes.

Por ejemplo, un gran comprador institucional que está interesado en adquirir millones de acciones puede no querer dar a conocer sus intenciones antes de completar la compra. El riesgo es que los inversores más pequeños puedan pujar por el precio con la esperanza de venderlo al comprador institucional para obtener un rápido beneficio de arbitraje, o que se utilice el pennying para obtener una prioridad de ejecución de forma injusta.

El „Pennying” es cuando otros operadores aumentan la oferta en un céntimo, adelantándose a un operador que hizo la oferta inicial un céntimo más baja. Los operadores suelen hacer esto si ven que hay una parte interesada en comprar grandes cantidades de acciones. Las cortan, sabiendo que la parte más grande probablemente seguirá comprando incluso a precios más altos.

La negociación anónima puede realizarse a través de tres centros principales diferentes:

  • Bolsas anónimas: Muchas de las grandes bolsas de valores empezaron a ofrecer negociación anónima al acceder al libro central de órdenes debido a la competencia de las redes de comunicación electrónica (ECN) que ofrecen negociación anónima. Otras bolsas ofrecen sistemas de negociación híbridos que permiten elegir entre la ejecución automatizada de órdenes anónimas y la ejecución de órdenes de subasta no anónimas.
  • Dark Pools: Muchas redes electrónicas ofrecen operaciones anónimas a través de dark pools. Los dark pools son bolsas de activos privadas diseñadas para proporcionar liquidez adicional y anonimato para la negociación de grandes bloques de valores lejos del ojo público.
  • Inter-Dealer Brokers (IDBs): Los BIDs facilitan y ejecutan operaciones en nombre de clientes institucionales en mercados financieros cotizados y OTC. Los BIDs suelen trabajar con grandes bloques de valores en los que hay un bajo volumen de negociación o cuando los clientes buscan el anonimato en sus órdenes. Cuando un BID ejecuta una operación en nombre de un cliente, sólo se revela el nombre del corredor y no el del cliente
  • Dark Pools

    Los dark pools son bolsas privadas de negociación de valores a las que no puede acceder el público inversor. También se conocen como „fondos oscuros de liquidez”, el nombre de estas bolsas es una referencia a su total falta de transparencia. Los dark pools surgieron principalmente para facilitar la negociación en bloque por parte de inversores institucionales que no deseaban impactar en los mercados con sus grandes órdenes y obtener precios adversos para sus operaciones.

    Los dark pools a veces se ven con malos ojos pero, en realidad, sirven para algo. Sin embargo, su falta de transparencia los hace vulnerables a posibles conflictos de intereses por parte de sus propietarios y a prácticas de negociación depredadoras por parte de algunos operadores de alta frecuencia. Aunque los dark pools ofrecen claras ventajas a los grandes operadores, la falta de transparencia, que es su principal argumento de venta, también conlleva una serie de desventajas. En este caso, la divergencia de precios con respecto a los mercados públicos y el potencial de abuso.

    Consideraciones especiales

    La mayor parte de las operaciones anónimas son realizadas por especialistas y creadores de mercado de opciones. Las operaciones anónimas suelen estar asociadas a un mayor impacto en los precios, por lo que los operadores que realizan estas grandes órdenes quieren ser anónimos. Dicho esto, la publicación de órdenes anónimas puede ser un aviso para otros operadores de que el operador anónimo no quiere ser conocido, lo que en sí mismo puede provocar el front-running o el pennying.

    Hay que tener en cuenta que ninguna negociación en las bolsas reguladas es totalmente anónima. En última instancia, es necesario que se produzca la liquidación y que los reguladores puedan acceder a la información de la operación si se produce una transacción sospechosa. En este sentido, el anonimato significa la protección de la identidad frente a otros operadores, pero no frente a los reguladores y otras partes que deben facilitar la operación real y la compensación de la misma.

    Los pequeños operadores minoristas no necesitan preocuparse por la negociación anónima, ya que sus órdenes tienen poco impacto en el precio, los demás operadores no se preocupan mucho por las acciones de otros pequeños operadores, y la mayoría de los operadores minoristas operan a través de grandes corredores en los que hay miles de operadores, por lo que su identidad queda oculta para los demás operadores.

    Ejemplo de transacción anónima en una bolsa de valores

    La identidad específica de un operador no está disponible públicamente cuando se realiza una operación a través de una ECN o bolsa. Los demás operadores no conocen el nombre de la persona que realiza la operación, pero el corredor o la empresa utilizada para realizarla es visible.

    Por ejemplo, una lista de transacciones en una acción que cotiza en la Bolsa de Toronto (TSX) proporcionará la hora de la transacción, el precio, la cantidad, la bolsa, así como los códigos del corredor/la empresa del comprador y del vendedor. Esto podría dar pistas sobre quién está comprando o vendiendo, especialmente si se trata de una empresa con pocos clientes, o si es una empresa que negocia su propio capital.

    En el TSX, una entidad puede mantener su nombre oculto introduciendo una orden anónima. Esto aparece como un código 001, que significa anónimo.

    Cada mes, el TSX publica informes sobre la negociación anónima, que revelan cuántas operaciones anónimas realizó cada empresa en el mes anterior. Esto proporciona cierta transparencia a la negociación anónima, pero sigue impidiendo que otros operadores sepan en tiempo real quién está realizando operaciones.

    Para los operadores minoristas que operan a través de un gran corredor de bolsa, la negociación anónima no es importante porque hay tantos clientes en el corredor de bolsa que éste estará constantemente realizando operaciones en la mayoría de las acciones. Sólo un volumen extremadamente grande que pase por un determinado corredor puede poner en evidencia a otros participantes que saben que ciertos clientes operan con ese corredor.

    Dodaj komentarz