Definición de bono corporativo

Qué es un bono corporativo?

Un bono corporativo es un tipo de título de deuda emitido por una empresa y vendido a los inversores. La empresa obtiene el capital que necesita y, a cambio, el inversor recibe un número preestablecido de pagos de intereses a un tipo de interés fijo o variable. Cuando el bono vence, o "llega a su vencimiento," los pagos cesan y se devuelve la inversión original.

El respaldo del bono suele ser la capacidad de reembolso de la empresa, que depende de sus perspectivas de ingresos y rentabilidad futuros. En algunos casos, los activos físicos de la empresa pueden utilizarse como garantía.

Puntos clave

  • Un bono corporativo es una deuda emitida por una empresa para obtener capital.
  • Un inversor que compra un bono corporativo está prestando dinero a la empresa a cambio de una serie de pagos de intereses, pero estos bonos también pueden negociarse activamente en el mercado secundario.
  • Los bonos corporativos suelen considerarse algo más arriesgados que los bonos de la UE.S. los bonos del Estado, por lo que suelen tener tipos de interés más altos para compensar este riesgo adicional.
  • Los bonos de mayor calidad (y más seguros, de menor rendimiento) se denominan comúnmente "Triple A", mientras que los menos solventes se denominan "basura".

Entender los bonos corporativos

En la jerarquía de inversión, los bonos corporativos de alta calidad se consideran una inversión relativamente segura y conservadora. Los inversores que crean carteras equilibradas suelen añadir bonos para compensar inversiones más arriesgadas, como las acciones de crecimiento. A lo largo de su vida, estos inversores tienden a añadir más bonos y menos inversiones de riesgo para salvaguardar su capital acumulado. Los jubilados suelen invertir una parte mayor de sus activos en bonos para establecer un complemento de ingresos fiable.

En general, se considera que los bonos corporativos tienen un mayor riesgo que los bonos de U.S. bonos del estado. Como resultado, los tipos de interés son casi siempre más altos en los bonos corporativos, incluso en el caso de empresas con una calidad crediticia de primer orden. La diferencia entre el rendimiento de los bonos corporativos de alta calificación y el de los bonos del Tesoro de la Unión Europea se debe a que los bonos del Tesoro se venden a un precio más bajo.S. La calificación de los bonos del Tesoro se denomina diferencial de crédito.

Calificaciones de los bonos corporativos

Antes de ser emitidos a los inversores, los bonos son revisados en cuanto a la solvencia del emisor por una o más de tres U.S. agencias de calificación: Standard & Poor’s Global Ratings, Moody’s Investor Services y Fitch Ratings.   Cada una de ellas tiene su propio sistema de clasificación, pero los bonos con mayor calificación se denominan comúnmente bonos con calificación „Triple A. Los bonos corporativos de menor calificación se denominan bonos de alto rendimiento debido a su mayor tipo de interés aplicado para compensar su mayor riesgo. También se conocen como bonos „basura”.

Las calificaciones de los bonos son vitales para alertar a los inversores sobre la calidad y la estabilidad del bono en cuestión. En consecuencia, estas calificaciones influyen en gran medida en los tipos de interés, el apetito de inversión y el precio de los bonos.

Cómo se venden los bonos corporativos

Los bonos corporativos se emiten en bloques de 1.000 dólares de valor nominal. Casi todos tienen una estructura de pago de cupones estándar. Por lo general, un emisor corporativo solicita la ayuda de un banco de inversión para suscribir y comercializar la oferta de bonos a los inversores.

El inversor recibe pagos regulares de intereses del emisor hasta el vencimiento del bono. En ese momento, el inversor reclama el valor nominal del bono. Los bonos pueden tener un tipo de interés fijo o un tipo que fluctúa en función de los movimientos de un determinado indicador económico.

A veces, los bonos corporativos tienen cláusulas de rescate que permiten el pago anticipado si los tipos de interés vigentes cambian tan drásticamente que la empresa considera que puede obtener mejores resultados emitiendo un nuevo bono.

Los inversores también pueden optar por vender los bonos antes de su vencimiento. Si se vende un bono, el propietario recibe menos del valor nominal. La cantidad que vale se determina principalmente por el número de pagos que aún deben realizarse antes del vencimiento del bono.

Los inversores también pueden acceder a los bonos corporativos invirtiendo en cualquier número de fondos de inversión o ETFs centrados en los bonos.

Por qué las empresas venden bonos

Los bonos corporativos son una forma de financiación de la deuda. Son una fuente importante de capital para muchas empresas, junto con el capital social, los préstamos bancarios y las líneas de crédito. A menudo se emiten para proporcionar el efectivo necesario para un proyecto concreto que la empresa quiere emprender. La financiación de la deuda es a veces preferible a la emisión de acciones (financiación de capital) porque suele ser más barata para la empresa prestataria y no implica renunciar a ninguna participación en la propiedad o al control de la empresa.

En general, una empresa debe tener un potencial de beneficios constante para poder ofrecer al público títulos de deuda a un tipo de cupón favorable. Si la calidad crediticia percibida de una empresa es mayor, puede emitir más deuda a tipos más bajos.

Cuando una empresa necesita un aumento de capital a muy corto plazo, puede vender papel comercial, que es similar a un bono pero que suele tener un vencimiento de 270 días o menos.

La diferencia entre los bonos corporativos y las acciones

Un inversor que compra un bono corporativo está prestando dinero a la empresa. Un inversor que compra acciones está comprando una participación en la empresa.

El valor de una acción sube y baja, y la participación del inversor sube o baja con ella. El inversor puede ganar dinero vendiendo las acciones cuando alcanzan un precio más alto, o cobrando los dividendos pagados por la empresa, o ambas cosas.

Al invertir en bonos, el inversor recibe intereses en lugar de beneficios. La inversión original sólo puede estar en riesgo si la empresa se hunde.Una diferencia importante es que incluso una empresa en quiebra debe pagar primero a sus tenedores de bonos y a otros acreedores. Los propietarios de las acciones pueden ser reembolsados por sus pérdidas sólo después de que todas esas deudas sean pagadas en su totalidad.

Las empresas también pueden emitir bonos convertibles, que pueden convertirse en acciones de la empresa si se cumplen ciertas condiciones.

Una cartera equilibrada puede contener algunos bonos para compensar inversiones más arriesgadas. El porcentaje dedicado a los bonos puede crecer a medida que el inversor se acerca a la jubilación.

Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellos se encuentran los libros blancos, los datos gubernamentales, los informes originales y las entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. Fitch Ratings. "Definiciones de la clasificación." Consultado el 25 de julio de 2020.

  2. Moody's Investor Services. "Símbolos de calificación y definiciones," Páginas 5-7. Consultado el 25 de julio de 2020.

  3. S&P Global. "S&Definiciones de P Global Ratings." Consultado el 25 de julio de 2020.

Dodaj komentarz