Definición de Beta: Significado, fórmula y cálculo

Qué es Beta?

La beta es una medida de la volatilidado riesgo sistemáticode un valor o cartera en comparación con el mercado en su conjunto. La beta se utiliza en el modelo de fijación de precios de los activos de capital (CAPM), que describe la relación entre el riesgo sistemático y la rentabilidad esperada de los activos (normalmente acciones). El CAPM se utiliza ampliamente como método para fijar el precio de los valores de riesgo y para generar estimaciones de los rendimientos esperados de los activos, teniendo en cuenta tanto el riesgo de esos activos como el coste del capital.

Puntos clave

  • Beta, utilizada principalmente en el modelo de valoración de activos de capital (CAPM), es una medida de la volatilidad -o riesgo sistemático- de un valor o cartera en comparación con el mercado en su conjunto.
  • Los datos de la beta de una acción individual sólo pueden proporcionar a un inversor una aproximación del riesgo que la acción añadirá a una cartera (supuestamente) diversificada.
  • Para que la beta tenga sentido, la acción debe estar relacionada con el índice de referencia que se utiliza en el cálculo.

4:00

Entender la beta

Cómo funciona la beta

Un coeficiente beta puede medir la volatilidad de una acción individual en comparación con el riesgo sistemático de todo el mercado. En términos estadísticos, la beta representa la pendiente de la línea que atraviesa una regresión de puntos de datos. En finanzas, cada uno de estos datos representa la rentabilidad de una acción individual frente a la del mercado en su conjunto.

La beta describe efectivamente la actividad de los rendimientos de un valor cuando responde a las oscilaciones del mercado. La beta de un valor se calcula dividiendo el producto de la covarianza de los rendimientos del valor y los rendimientos del mercado por la varianza de los rendimientos del mercado durante un periodo determinado.

El cálculo de la beta es el siguiente:

Coeficiente beta ( β ) = Covarianza ( R e , R m ) Varianza ( R m ) donde R e = la rentabilidad de un valor individual R m = la rentabilidad del mercado en general Covarianza = cómo son los cambios en los rendimientos de una acción relacionada con los cambios en los rendimientos del mercado Varianza = la distancia que separa los puntos de datos del mercado de su valor medio \ón de un ETF de bonos utilizando la covarianza &\text{coeficiente beta}(\beta) = \frac{text{covarianza}(R_e, R_m)}{texto{varianza}(R_m)} \frac &\textbf{{donde:}\\\\\️ &R_e=\texto{el rendimiento de una acción individual}\\\$ &R_m=\text{el rendimiento del mercado en general}\\\\\️ &\text{Covarianza}=\text{cómo son los cambios en los rendimientos de una acción} \text &|relacionado con los cambios en los rendimientos del mercado &\text{Varianza}=\text{cuánto se separan los puntos de datos del mercado} \text &\texto{fuera de su valor medio} \final{alineado} Coeficiente Beta(β)=Varianza(Rm)Covarianza(Re,Rm)donde:Re=el rendimiento de una acción individualRm=el rendimiento del mercado en generalCovarianza=cómo se relacionan los cambios en los rendimientos de una acción con los cambios en los rendimientos del mercadoVarianza=cuánto se separan los puntos de datos del mercado de su valor medio

El cálculo de la beta se utiliza para ayudar a los inversores a entender si una acción se mueve en la misma dirección que el resto del mercado. También proporciona información sobre la volatilidad -o el riesgo- de un valor en relación con el resto del mercado. Para que la beta proporcione alguna información útil, el mercado que se utiliza como referencia debe estar relacionado con las acciones. Por ejemplo, el cálculo de la beta de un ETF de bonos mediante la fórmula S&El P 500 como punto de referencia no proporcionaría mucha información útil para un inversor porque los bonos y las acciones son demasiado diferentes.

En última instancia, un inversor utiliza la beta para tratar de medir el riesgo que una acción añade a su cartera. Aunque una acción que se desvíe muy poco del mercado no añade mucho riesgo a una cartera, tampoco aumenta el potencial de obtener mayores rendimientos.

Para asegurarse de que una acción específica se está comparando con el punto de referencia correcto, debe tener un alto valor R-cuadrado en relación con el punto de referencia. El R-cuadrado es una medida estadística que muestra el porcentaje de los movimientos históricos de los precios de un valor que pueden ser explicados por los movimientos en el índice de referencia. Al utilizar la beta para determinar el grado de riesgo sistemático, un valor con un alto valor R-cuadrado, en relación con su referencia, podría indicar una referencia más relevante.

Por ejemplo, un fondo cotizado de oro (ETF), como el SPDR Gold Shares (GLD), está vinculado al rendimiento de los lingotes de oro. En consecuencia, un ETF de oro tendría una beta y una relación R-cuadrado bajas con el S&P 500.

Una manera de que un inversor en acciones piense en el riesgo es dividirlo en dos categorías. La primera categoría se denomina riesgo sistemático, que es el riesgo de que todo el mercado disminuya. La crisis financiera de 2008 es un ejemplo de evento de riesgo sistemático; ninguna diversificación podría haber evitado que los inversores perdieran valor en sus carteras de valores. El riesgo sistemático también se conoce como riesgo no diversificable.

El riesgo no sistemático, también conocido como riesgo diversificable, es la incertidumbre asociada a una acción o sector individual. Por ejemplo, el anuncio por sorpresa de que la empresa Lumber Liquidators (LL) había estado vendiendo suelos de madera con niveles peligrosos de formaldehído en 2015 es un ejemplo de riesgo no sistemático. Se trata de un riesgo específico de esa empresa. El riesgo no sistemático puede mitigarse parcialmente mediante la diversificación.

Tipos de valores beta

Valor beta igual a 1.0

Si una acción tiene una beta de 1.0, indica que su actividad de precios está fuertemente correlacionada con el mercado. Una acción con una beta de 1.0 tiene riesgo sistemático. Sin embargo, el cálculo de la beta no puede detectar ningún riesgo no sistemático. Al añadir una acción a una cartera con una beta de 1.0 no añade ningún riesgo a la cartera, pero tampoco aumenta la probabilidad de que la cartera proporcione un exceso de rentabilidad.

Valor beta inferior a uno

Un valor beta inferior a 1.0 significa que el valor es teóricamente menos volátil que el mercado. Incluir esta acción en una cartera la hace menos arriesgada que la misma cartera sin la acción. Por ejemplo, las acciones de servicios públicos suelen tener betas bajas porque tienden a moverse más lentamente que las medias del mercado.

Valor beta superior a uno

Una beta superior a 1.0 indica que el precio del valor es teóricamente más volátil que el mercado. Por ejemplo, si la beta de un valor es de 1.2, se supone que es un 20% más volátil que el mercado. Los valores tecnológicos y de pequeña capitalización suelen tener betas más altas que el índice de referencia del mercado. Esto indica que la adición de la acción a una cartera aumentará el riesgo de la cartera, pero también puede aumentar su rendimiento esperado.

Valor beta negativo

Algunas acciones tienen betas negativas. Una beta de -1.0 significa que la acción está inversamente correlacionada con el índice de referencia del mercado. Este valor podría considerarse como una imagen opuesta y especular de las tendencias del índice de referencia. Las opciones de venta y los ETF inversos están diseñados para tener betas negativas. También hay algunos grupos industriales, como los mineros de oro, en los que una beta negativa también es habitual.

La beta en teoría frente a la. La beta en la práctica

La teoría del coeficiente beta asume que los rendimientos de las acciones se distribuyen normalmente desde una perspectiva estadística. Sin embargo, los mercados financieros son propensos a grandes sorpresas. En realidad, los rendimientos no siempre se distribuyen normalmente. Por lo tanto, lo que la beta de una acción podría predecir sobre el movimiento futuro de una acción no siempre es cierto.

Un valor con una beta muy baja podría tener menores oscilaciones de precios, pero aún así podría estar en una tendencia bajista a largo plazo. Por lo tanto, añadir un valor con tendencia a la baja con una beta baja disminuye el riesgo en una cartera sólo si el inversor define el riesgo estrictamente en términos de volatilidad (en lugar de como el potencial de pérdidas). Desde un punto de vista práctico, una acción con un coeficiente beta bajo que está experimentando una tendencia a la baja no es probable que mejore el rendimiento de una cartera.

Del mismo modo, una acción con una beta alta que es volátil en una dirección mayoritariamente alcista aumentará el riesgo de una cartera, pero también puede añadir ganancias. Se recomienda que los inversores que utilicen la beta para evaluar un valor lo hagan también desde otras perspectivas -como los factores fundamentales o técnicos- antes de asumir que añadirá o eliminará riesgo de una cartera.

Desventajas de la beta

Aunque la beta puede ofrecer cierta información útil a la hora de evaluar una acción, tiene algunas limitaciones. La beta es útil para determinar el riesgo a corto plazo de un valor y para analizar la volatilidad con el fin de obtener los costes de las acciones cuando se utiliza el CAPM. Sin embargo, dado que la beta se calcula utilizando puntos de datos históricos, resulta menos significativa para los inversores que buscan predecir los movimientos futuros de una acción.

La beta también es menos útil para las inversiones a largo plazo, ya que la volatilidad de una acción puede cambiar significativamente de un año a otro, dependiendo de la fase de crecimiento de la empresa y de otros factores.

Nuestro equipo requiere que los escritores utilicen fuentes primarias para apoyar su trabajo. Entre ellos se incluyen libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. State Street Global Advisors. "Información clave." Consultado el 23 de julio de 2020.

  2. Liquidadores de madera. "Lumber Liquidators proporciona información actualizada sobre los suelos laminados procedentes de China." Consultado el 23 de julio de 2020.

Dodaj komentarz