Creación de una cartera de ETFs

El crecimiento de los fondos cotizados (ETF) fue notable tras su introducción masiva a principios de la década de 2000, y siguen creciendo en número y popularidad. La aparición de este vehículo de inversión ha sido muy buena para los inversores, ya que ahora existen nuevas oportunidades de bajo coste para casi todas las clases de activos del mercado. Sin embargo, ahora los inversores también tienen que buscar entre los más de 5.000 ETF disponibles actualmente en todo el mundo, lo que puede ser una tarea desalentadora para el inversor de fin de semana.

El objetivo de este artículo es ayudarle a comprender los fundamentos de los ETF y darle una idea de cómo puede construir su cartera de ETFs.

Puntos clave

  • Los ETF son valores versátiles que dan acceso a una amplia gama de acciones u otras inversiones, como un índice amplio o un subsector industrial.
  • Como los ETF suelen representar un índice de una clase o subclase de activos, pueden utilizarse para crear carteras indexadas pasivas y eficientes.
  • Los ETFs también son relativamente baratos, ofrecen mayor liquidez y transparencia que algunos fondos de inversión, y cotizan a lo largo del día como una acción.
  • Elegir la combinación adecuada de ETF puede crear una cartera óptima para sus objetivos a largo plazo.

2:04

Creación de una cartera de ETFs

Beneficios de una cartera de ETFs

Los ETFs son cestas de valores individuales, muy similares a los fondos de inversión, pero con dos diferencias fundamentales. En primer lugar, los ETF pueden negociarse libremente como las acciones, mientras que las transacciones de los fondos de inversión no se producen hasta el cierre del mercado. En segundo lugar, los coeficientes de gastos tienden a ser más bajos que los de los fondos de inversión porque muchos ETF son vehículos de gestión pasiva vinculados a un índice subyacente o a un sector del mercado. Los fondos de inversión, en cambio, suelen gestionarse activamente. Dado que los fondos de gestión activa no suelen batir el rendimiento de los índices, los ETF son una alternativa mejor que los fondos de inversión de gestión activa y mayor coste.

La principal razón para elegir un ETF en lugar de acciones es la diversificación instantánea. Por ejemplo, la compra de un ETF que sigue un índice de servicios financieros le da la propiedad de una cesta de acciones financieras frente a una sola empresa. Como dice el viejo tópico, no hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Un ETF puede proteger contra la volatilidad (hasta cierto punto) si algunos valores del ETF caen. Esta eliminación del riesgo específico de la empresa es el mayor atractivo para la mayoría de los inversores en ETF.

Otra ventaja de los ETF es la exposición que pueden dar a una cartera a clases de activos alternativos, como las materias primas, las divisas y los bienes inmuebles.

Cómo elegir los ETF adecuados

A la hora de determinar qué ETFs son los más adecuados para su cartera, hay que tener en cuenta una serie de factores.

En primer lugar, hay que fijarse en la composición del ETF. El nombre por sí solo no es suficiente información para tomar una decisión. Por ejemplo, varios ETF se componen de valores relacionados con el agua. Sin embargo, cuando se analizan las principales participaciones de cada uno de ellos, está claro que adoptan enfoques diferentes del sector de nicho. Mientras que un ETF puede estar compuesto por empresas de agua, otro puede tener acciones de infraestructura como las principales participaciones. El enfoque de cada ETF dará lugar a distintos rendimientos.

Aunque la rentabilidad pasada no siempre es indicativa de la rentabilidad futura, es importante comparar el rendimiento de ETFs similares. Aunque la mayoría de las comisiones de los ETFs son bajas, asegúrese de estar atento a las grandes diferencias en los ratios de gastos, que pueden hacer que los ETFs sean más costosos de lo necesario.

Otros factores a los que hay que prestar atención son el número de activos gestionados. Esto es importante porque un ETF con niveles bajos podría estar en peligro de liquidación, una situación que los inversores quieren evitar. Los inversores también deben fijarse en el volumen medio diario y en el diferencial entre la oferta y la demanda. El bajo volumen suele indicar poca liquidez, lo que dificulta la entrada y salida de acciones.

Pasos para construir una cartera de ETFs

Si está pensando en crear una cartera con ETFs, aquí tiene unas sencillas pautas:

Paso 1: Determinar la asignación correcta

Observe su objetivo para esta cartera (e.g., Si está pensando en crear una cartera con ETFs, debe tener en cuenta los siguientes factores: – su nivel de riesgo, sus expectativas de rentabilidad y riesgo, su horizonte temporal (cuanto más largo sea, más riesgo podrá asumir), sus necesidades de distribución (si tiene necesidades de ingresos, tendrá que añadir ETFs de renta fija y/o ETFs de renta variable que paguen mayores dividendos), su situación fiscal y legal, su situación personal y el modo en que esta cartera encaja en su estrategia general de inversión para determinar su asignación de activos. Si tiene conocimientos sobre inversiones, puede encargarse usted mismo de esto. Si no es así, busque asesoramiento financiero competente.

Por último, tenga en cuenta algunos datos sobre la rentabilidad del mercado. Las investigaciones de Eugene Fama y Kenneth French dieron lugar a la creación del modelo de tres factores para evaluar los rendimientos del mercado. Según el modelo de tres factores:

  • El riesgo de mercado explica parte de la rentabilidad de una acción. (Esto indica que, dado que la renta variable tiene más riesgo de mercado que la renta fija, la renta variable debería superar a la renta fija a lo largo del tiempo.)
  • Las acciones de valor superan a las de crecimiento a lo largo del tiempo porque son intrínsecamente más arriesgadas.
  • Los valores de pequeña capitalización superan a los de gran capitalización a lo largo del tiempo porque tienen más riesgo no diversificable que sus homólogos de gran capitalización.

Por lo tanto, los inversores con una mayor tolerancia al riesgo pueden y deben asignar una parte importante de sus carteras a la renta variable de pequeña capitalización y orientada al valor.

Recuerde que más del 90% de la rentabilidad de una cartera viene determinada por la asignación, más que por la selección de valores y el calendario. No intente cronometrar el mercado. La investigación ha demostrado continuamente que la sincronización del mercado no es una estrategia ganadora.

Una vez que haya determinado la asignación correcta, estará listo para aplicar su estrategia.

Paso 2: Implementar su estrategia

Lo mejor de los ETF es que puede seleccionar un ETF para cada sector o índice al que desee exponerse. Analice los fondos disponibles y determine cuáles son los que mejor se adaptan a sus objetivos de asignación.

Dado que el momento es importante al comprar y vender ETFs y acciones, colocar todas las órdenes de compra en un día no es una estrategia prudente. Lo ideal sería mirar los gráficos en busca de niveles de soporte y tratar de comprar siempre en las caídas. Realice sus compras de forma progresiva a lo largo de un periodo de tres a seis meses.

En el momento de la compra, muchos inversores colocarán una orden de stop-loss que limitará las pérdidas potenciales. Lo ideal es que el stop-loss no se sitúe más de un 20% por debajo del precio de entrada original y que se vaya subiendo a medida que el ETF vaya subiendo de precio.

Paso 3: Supervisar y evaluar

Al menos una vez al año, compruebe el rendimiento de su cartera. Para la mayoría de los inversores, dependiendo de sus circunstancias fiscales, el momento ideal para hacerlo es al principio o al final del año natural. Compare el rendimiento de cada ETF con el de su índice de referencia. Cualquier diferencia, llamada error de seguimiento, debe ser baja. Si no es así, puede que tenga que sustituir ese fondo por otro que invierta de forma más fiel a su estilo declarado.

Equilibrar las ponderaciones de los ETF para tener en cuenta los desequilibrios que puedan haberse producido debido a las fluctuaciones del mercado. No sobrecomercializar. En la mayoría de las carteras se recomienda un reajuste trimestral o anual. Además, no se deje disuadir por las fluctuaciones del mercado. Manténgase fiel a sus asignaciones originales.

Evalúe su cartera en función de los cambios en sus circunstancias, pero asegúrese de mantener una perspectiva a largo plazo. Su asignación cambiará con el tiempo a medida que cambien sus circunstancias.

Creación de una cartera de ETFs

Si su plan es tener una cartera compuesta únicamente por ETFs, asegúrese de incluir varias clases de activos para crear diversificación. Como ejemplo, podría empezar centrándose en tres áreas:

  • ETFs sectoriales, que se concentran en campos específicos, como el financiero o el sanitario. Elegir ETFs de diferentes sectores que no estén correlacionados. Por ejemplo, elegir un ETF de biotecnología y un ETF de dispositivos médicos no sería una verdadera diversificación. La decisión sobre qué ETFs sectoriales incluir debe basarse en los fundamentales (valoración de los sectores), los técnicos y las perspectivas económicas.
  • ETFs internacionales que cubren todas las regiones, desde los mercados emergentes hasta los desarrollados. Los ETF internacionales pueden seguir un índice que invierte en un solo país, e.g., China, o toda una región, e.g., América Latina. Al igual que los ETFs sectoriales, la elección debe basarse en los fundamentos y en los aspectos técnicos. Asegúrese de observar la composición de cada ETF, en cuanto a las acciones individuales y la asignación de sectores.
  • ETFs de materias primas son una parte importante de la cartera de un inversor. Todo, desde el oro hasta el algodón o el maíz, puede seguirse con los ETF o sus primos, los pagarés cotizados (ETN). Los inversores que crean que son lo suficientemente inteligentes pueden elegir ETFs que sigan materias primas individuales. Sin embargo, las materias primas individuales pueden ser extremadamente volátiles, por lo que un ETF de materias primas amplio puede ser más adecuado para su tolerancia al riesgo.
  • Tenga en cuenta que se trata de áreas sugeridas en las que centrarse. Todo depende de sus preferencias.

    Los robo-asesores, cada vez más populares, suelen crear carteras de ETFs para sus usuarios.

    El resultado final

    Con el tiempo, habrá altibajos en los mercados y en las acciones individuales, pero una cartera de ETF de bajo coste debería aliviar la volatilidad y ayudarle a alcanzar sus objetivos de inversión.

    Fuentes del artículo

    Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellos se encuentran los libros blancos, los datos gubernamentales, los informes originales y las entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a estudios originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
    política editorial.

    1. Revista de Economía Financiera. "Factores de riesgo comunes en los rendimientos de las acciones y los bonos*." Accedido en enero. 8, 2021.

    Dodaj komentarz