Cómo analizar la estructura de capital de una empresa

Si es usted un inversor en acciones al que le gustan las empresas con buenos fundamentos, es importante tener en cuenta un balance sólido a la hora de buscar oportunidades de inversión. Utilizando tres amplios tipos de mediciones -capital circulante, rendimiento de los activos y estructura de capital- se puede evaluar la solidez del balance de una empresa y, por tanto, su calidad de inversión.

El uso juicioso de la deuda y los fondos propios de una empresa es un indicador clave de un balance sólido. Una estructura de capital saludable que refleje un bajo nivel de deuda y una alta cantidad de capital es un signo positivo de la calidad de la inversión. Este artículo se centra en el análisis del balance basado en la estructura de capital de una empresa.

Puntos clave

  • La estructura de capital se refiere a la mezcla de capital de una empresa, que consiste en una combinación de deuda y capital.
  • El capital social está formado por las acciones ordinarias y preferentes de una empresa más los beneficios retenidos.
  • Lo que constituye la deuda varía, pero normalmente incluye los préstamos a corto plazo, la deuda a largo plazo y una parte del importe principal de los arrendamientos operativos y las acciones preferentes rescatables.
  • Los ratios más importantes para analizar la estructura de capital son el ratio de deuda, el ratio de deuda sobre fondos propios y el ratio de capitalización.
  • Las calificaciones que las agencias de crédito otorgan a las empresas ayudan a evaluar la calidad de su estructura de capital.

Terminología de la estructura de capital

Estructura del capital

La estructura de capital describe la combinación de capital a largo plazo de una empresa, que consiste en una combinación de deuda y capital. La estructura de capital es un tipo de financiación permanente que apoya el crecimiento de una empresa y los activos relacionados. Expresado en forma de fórmula, la estructura de capital es igual a las obligaciones de deuda más el total de los fondos propios:















Estructura del capital


=


D


O


+


T


S


E
















donde:
















D


O


=


obligaciones de deuda
















T


S


E


=


total de fondos propios








\N – Empezar {alineado} &\text{Estructura de Capital} = DO + TSE \\N – en inglés &\ón de capital &DO=\text{obligaciones de deuda}\\\\Nde la empresa &TSE=\text{total de los fondos propios}\\ end{alineado}


Estructura de capital=DO+TSEdonde:DO=obligaciones de deudaTSE=total de fondos propios

Es posible que oiga referirse a la estructura de capital también como "estructura de capitalización," o simplemente "capitalización."

Acciones

La parte de los fondos propios de la relación deuda-capital es la más fácil de definir. En una estructura de capital, los fondos propios se componen de las acciones ordinarias y preferentes de una empresa más los beneficios retenidos. Esto se considera capital invertido y aparece en la sección de fondos propios del balance. El capital invertido más la deuda comprende la estructura de capital.

Deuda

El análisis de la deuda es menos sencillo. La literatura de inversión suele equiparar la deuda de una empresa con su pasivo; sin embargo, existe una importante distinción entre el pasivo operativo y el pasivo de la deuda. Son estos últimos los que forman el componente de deuda de la estructura de capital, aunque los analistas de investigación de inversiones no se ponen de acuerdo sobre lo que constituye un pasivo de deuda.

Muchos analistas definen el componente de deuda de la estructura de capital como la deuda a largo plazo de un balance; sin embargo, esta definición es demasiado simplista. La parte de la deuda de una estructura de capital debería consistir más bien en préstamos a corto plazo (pagarés), deuda a largo plazo y dos tercios (regla general) del importe principal de los arrendamientos operativos y las acciones preferentes rescatables.

Al analizar el balance de una empresa, los inversores avezados deberían utilizar esta cifra global de deuda total.

1:03

Estructura de capital óptima

Ratios aplicados a la estructura de capital

En general, los analistas utilizan tres ratios para evaluar la solidez de la estructura de capitalización de una empresa. Los dos primeros son indicadores populares: el ratio de endeudamiento (deuda total sobre activos totales) y la relación deuda-capital (D/E) (deuda total sobre el total de los fondos propios). Sin embargo, hay un tercer ratio, el de capitalización (deuda a largo plazo dividida por (deuda a largo plazo más fondos propios)), que proporciona información clave sobre la posición de capital de una empresa.

Con el ratio de endeudamiento, más pasivos significan menos fondos propios y, por tanto, indican una posición más apalancada. El problema de esta medida es que tiene un alcance demasiado amplio y da la misma importancia a los pasivos operativos y a los pasivos de deuda.

La misma crítica se aplica a la relación entre la deuda y los fondos propios. Los pasivos operacionales corrientes y no corrientes, especialmente estos últimos, representan obligaciones que estarán con la empresa para siempre. Además, a diferencia de la deuda, no hay pagos fijos de capital o intereses vinculados a los pasivos operativos.

Por otro lado, el ratio de capitalización compara el componente de deuda con el componente de fondos propios de la estructura de capital de una empresa, por lo que presenta una imagen más real. Expresado en porcentaje, un número bajo indica un colchón de capital saludable, que siempre es más deseable que un alto porcentaje de la deuda.

Relación óptima entre la deuda y los fondos propios

Desgraciadamente, no existe una relación mágica entre la deuda y los fondos propios que sirva de orientación. Lo que define una combinación saludable de deuda y capital varía según los sectores implicados, la línea de negocio y la fase de desarrollo de la empresa.

Sin embargo, dado que a los inversores les conviene invertir su dinero en empresas con balances sólidos, tiene sentido que el equilibrio óptimo refleje, por lo general, niveles más bajos de deuda y niveles más altos de capital.

Sobre el apalancamiento

En finanzas, la deuda es un ejemplo perfecto del proverbial arma de dos filos. El uso astuto del apalancamiento (deuda) es bueno. Aumenta el número de recursos financieros de que dispone una empresa para crecer y expandirse.

No sólo es preocupante un exceso de deuda, sino que también puede serlo un endeudamiento insuficiente. Esto puede significar que una empresa depende demasiado de sus fondos propios y no hace un uso eficiente de sus activos.

Con el apalancamiento, se supone que la dirección puede ganar más con los fondos prestados que lo que pagaría en gastos de intereses y comisiones por estos fondos. Sin embargo, para mantener una gran cantidad de deuda con éxito, una empresa debe mantener un sólido historial de cumplimiento de sus diversos compromisos de préstamo.

El problema de un apalancamiento excesivo

Una empresa que es demasiado Si una empresa está muy apalancada (demasiada deuda en relación con los fondos propios) podría encontrarse con que, a la larga, sus acreedores restringen su libertad de acción; o podría experimentar una disminución de la rentabilidad como resultado del pago de elevados costes de intereses. Además, una empresa podría tener problemas para hacer frente a sus obligaciones operativas y de deuda durante períodos de condiciones económicas adversas.

O, si el sector empresarial es extremadamente competitivo, las empresas competidoras podrían (y de hecho lo hacen) aprovecharse de las empresas endeudadas para hacerse con más cuota de mercado. Por supuesto, el peor escenario podría ser que una empresa tuviera que declararse en quiebra.

Agencias de calificación crediticia

Afortunadamente, existen excelentes recursos que pueden ayudar a determinar si una empresa está demasiado apalancada. Las principales agencias de calificación crediticia son Moody’s, Standard & Poor’s (S&P), y Fitch. Estas entidades llevan a cabo evaluaciones formales del riesgo de la capacidad de una empresa para reembolsar el principal y los intereses de las obligaciones de la deuda, principalmente de los bonos y el papel comercial.

Las agencias de crédito suelen distinguir entre calificaciones de grado de inversión y de no inversión.

Por lo tanto, como inversor, debería alegrarse de ver calificaciones de alta calidad en la deuda de las empresas que está considerando como oportunidades de inversión, del mismo modo, debería desconfiar si ve calificaciones pobres en las empresas que está considerando.

El resultado final

La estructura de capital de una empresa es la combinación de capital y deuda en su balance. Aunque no hay un nivel específico de cada uno que determine lo que es una empresa sana, se prefieren niveles de deuda más bajos y niveles de capital más altos.

Varios ratios financieros ayudan a analizar la estructura de capital de una empresa, lo que facilita a los inversores y analistas la comparación de una empresa con sus pares y, por tanto, su posición financiera en su sector. Las calificaciones proporcionadas por las agencias de crédito también ayudan a arrojar luz sobre la estructura de capital de una empresa.

Fuentes del artículo

Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Se incluyen libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. U.S. Comisión de Valores y Bolsas. "Informe anual sobre las organizaciones de calificación estadística reconocidas a nivel nacional, diciembre de 2020," Página 11. Accedido en enero. 27 de 2022.

  2. U.S. Comisión de Valores y Bolsas "Boletín del inversor actualizado: El ABC de las calificaciones crediticias. Accedido el. 27 de enero de 2022.

Análisis de la estructura de capital de una empresa

Si usted es un inversor en acciones al que le gustan las empresas con buenos fundamentos, entonces es importante tener en cuenta un balance sólido a la hora de buscar oportunidades de inversión. Utilizando tres amplios tipos de mediciones -capital circulante, rendimiento de los activos y estructura de capital- se puede evaluar la solidez del balance de una empresa y, por tanto, su calidad de inversión.

El uso juicioso de la deuda y los fondos propios de una empresa es un indicador clave de un balance sólido. Una estructura de capital saneada que refleje un bajo nivel de deuda y una elevada cantidad de fondos propios es un signo positivo de la calidad de la inversión. Este artículo se centra en el análisis del balance en función de la estructura de capital de una empresa.

Puntos clave

Terminología de la estructura de capital

Estructura de capital

La estructura de capital describe la combinación de capital a largo plazo de una empresa, que consiste en una combinación de deuda y capital. La estructura de capital es un tipo de financiación permanente que respalda el crecimiento de una empresa y los activos correspondientes. Expresada en forma de fórmula, la estructura de capital es igual a las obligaciones de deuda más el total de los fondos propios:















Estructura de capital


=


D


O


+


T


S


E
















donde:
















D


O


=


obligaciones de deuda
















T


S


E


=


total de fondos propios








\La calificación de grado de inversión es una de las principales agencias de calificación crediticia &\text{Estructura de Capital} = DO + TSE \\\\\\\\️ &\textbf{aquí:}\\a &DO=\texto{obligaciones de deuda}\\n &TSE=\text{total de los fondos propios}\\\final{alineado}


Estructura de capital=DO+TSEdonde:DO= obligaciones de deudaTSE= capital total de los accionistas

Es posible que oiga referirse a la estructura de capital también como "estructura de capitalización," o simplemente "capitalización."

Fondos propios

La parte de los fondos propios de la relación deuda-capital es la más fácil de definir. En una estructura de capital, los fondos propios se componen de las acciones ordinarias y preferentes de una empresa más los beneficios retenidos. Se considera capital invertido y aparece en la sección de fondos propios del balance. El capital invertido más la deuda comprende la estructura de capital.

Deuda

El análisis de la deuda es menos sencillo. La literatura de inversión suele equiparar la deuda de una empresa con su pasivo; sin embargo, existe una importante distinción entre el pasivo operativo y el pasivo de la deuda. Es este último el que forma el componente de deuda de la estructura de capital, aunque los analistas de investigación de inversiones no se ponen de acuerdo sobre lo que constituye un pasivo de deuda.

Muchos analistas definen el componente de deuda de la estructura de capital como la deuda a largo plazo de un balance; sin embargo, esta definición es demasiado simplista. Por el contrario, la parte de la deuda de una estructura de capital debería consistir en préstamos a corto plazo (pagarés), deuda a largo plazo y dos tercios (regla general) del importe principal de los arrendamientos operativos y las acciones preferentes rescatables.

Al analizar el balance de una empresa, los inversores avezados deberían utilizar esta cifra global de deuda total.

1:03

Estructura óptima de capital

Ratios aplicados a la estructura de capital

En general, los analistas utilizan tres ratios para evaluar la solidez de la estructura de capitalización de una empresa. Las dos primeras son métricas populares: el ratio de deuda (deuda total sobre activos totales) y la relación deuda-capital (D/E) (deuda total sobre el total de los fondos propios). Sin embargo, es un tercer ratio, el de capitalización (deuda a largo plazo dividida por (deuda a largo plazo más fondos propios)), el que proporciona información clave sobre la posición de capital de una empresa.

Con el coeficiente de endeudamiento, más pasivos significan menos fondos propios y, por tanto, indican una posición más apalancada. El problema de esta medida es que tiene un alcance demasiado amplio y da la misma importancia a las obligaciones operativas y a las obligaciones de deuda.

La misma crítica se aplica a la relación deuda-capital. Los pasivos operativos corrientes y no corrientes, especialmente estos últimos, representan obligaciones que acompañarán a la empresa para siempre. Además, a diferencia de la deuda, no hay pagos fijos de capital o intereses vinculados al pasivo operativo.

Por otro lado, el ratio de capitalización compara el componente de deuda con el componente de fondos propios de la estructura de capital de una empresa, por lo que ofrece una imagen más real. Expresada en porcentaje, una cifra baja indica un buen colchón de fondos propios, que siempre es más deseable que un alto porcentaje de la deuda.

Relación óptima entre la deuda y los fondos propios

Desgraciadamente, no existe una relación mágica entre la deuda y los fondos propios que sirva de orientación. Lo que define una combinación saludable de deuda y capital varía según los sectores implicados, la línea de negocio y la fase de desarrollo de la empresa.

Sin embargo, dado que a los inversores les conviene invertir su dinero en empresas con balances sólidos, tiene sentido que el equilibrio óptimo refleje, por lo general, niveles más bajos de deuda y niveles más altos de fondos propios.

Sobre el apalancamiento

En las finanzas, la deuda es un ejemplo perfecto de la proverbial espada de dos filos. El uso astuto del apalancamiento (deuda) es bueno. Aumenta el número de recursos financieros de que dispone una empresa para crecer y expandirse.

No sólo es preocupante un exceso de deuda, sino que también puede serlo un exceso de deuda. Puede significar que una empresa depende demasiado de sus fondos propios y no hace un uso eficiente de sus activos.

Con el apalancamiento, se supone que la dirección puede ganar más con los fondos prestados que lo que pagaría en concepto de gastos de intereses y comisiones por estos fondos. Sin embargo, para soportar una gran cantidad de deuda con éxito, una empresa debe mantener un sólido historial de cumplimiento de sus diversos compromisos de préstamo.

El problema del exceso de apalancamiento

Una empresa que es demasiado Si la empresa está muy apalancada (demasiada deuda en relación con los fondos propios), podría encontrarse con que sus acreedores restringen su libertad de acción, o podría experimentar una disminución de la rentabilidad como resultado del pago de elevados costes de intereses. Además, una empresa podría tener problemas para hacer frente a sus obligaciones operativas y de deuda durante períodos de condiciones económicas adversas.

O, si el sector empresarial es extremadamente competitivo, las empresas competidoras podrían (y de hecho lo hacen) aprovecharse de las empresas cargadas de deuda, entrando en tropel para hacerse con más cuota de mercado. Por supuesto, el peor escenario podría ser que una empresa tuviera que declararse en quiebra.

Agencias de calificación crediticia

Pero, afortunadamente, existen excelentes recursos que pueden ayudar a determinar si una empresa puede estar demasiado apalancada. Las principales agencias de calificación crediticia son Moody’s, Standard & Poor’s (S&P), y Fitch. Estas entidades llevan a cabo evaluaciones formales del riesgo de la capacidad de una empresa para devolver el capital y los intereses de sus obligaciones de deuda, principalmente de bonos y papel comercial.

Las agencias de crédito suelen distinguir entre las calificaciones de grado de inversión y las que no lo son.

Por lo tanto, como inversor, debería alegrarse de ver clasificaciones de alta calidad en la deuda de las empresas que está considerando como oportunidades de inversión, del mismo modo, debería desconfiar si ve calificaciones pobres en las empresas que está considerando.

El resultado final

La estructura de capital de una empresa es la combinación de capital y deuda en su balance. Aunque no hay un nivel específico de cada uno que determine lo que es una empresa sana, se prefieren niveles de deuda más bajos y niveles de capital más altos.

Diversos ratios financieros ayudan a analizar la estructura de capital de una empresa, lo que facilita a los inversores y analistas la comparación de una empresa con sus homólogas y, por tanto, su posición financiera en su sector. Las calificaciones proporcionadas por las agencias de crédito también ayudan a arrojar luz sobre la estructura de capital de una empresa.

Fuentes del artículo

Nuestro equipo exige a los redactores que utilicen fuentes primarias para respaldar su trabajo. Entre ellas se encuentran libros blancos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos del sector. También hacemos referencia a investigaciones originales de otras editoriales de renombre cuando es necesario. Puede obtener más información sobre las normas que seguimos para producir contenidos precisos e imparciales en nuestro
política editorial.

  1. U.S. Comisión de Valores y Bolsa. "Informe anual sobre las organizaciones de calificación estadística reconocidas a nivel nacional, diciembre de 2020," Página 11. Consultado el. 27 de enero de 2022.

  2. U.S. Comisión de Valores y Bolsas "Boletín del inversor actualizado: El ABC de las calificaciones crediticias. Accedido el 27 de enero. 27 de enero de 2022.

Dodaj komentarz